• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Fausto Masó

Pero, ¿estamos en Navidades? Mentira

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A un amigo estos días le recuerdan el 26 de febrero de 1989, dice que Maduro no sube la gasolina por miedo. En cambio, muchos repiten que aquí no pasa nada; claro, tienen razón hasta que pasa. Hay algo seguro, estas son las Navidades lúgubres de la historia venezolana. Ni en las tiendas, ni en la calle ni en la televisión hay ambiente. Los centros comerciales carecen de alegría, los comerciantes evitan llamar la atención a la legión de matraqueros que los amenazan, abundan las tiendas cerradas o sin mercancía. Nadie compra, o no hay nada que comprar. No hay vuelos al exterior, ni dentro del país. La gente no busca regalos, sino una batería para el carro, cualquier repuesto. Nadie anda con paquetes por la calle, ni menos sale de noche, apenas a una panadería cercana.

Maduro debiera hacer su próxima cadena junto a un arbolito de Navidad.

En televisión las empresas no colocan vistosos comerciales, por la radio no se escuchan canciones navideñas. Apenas hay compradores de pinos que fueron importados con dólares controlados, compre uno, son una ganga. Corpoelec ha decretado Navidades a oscuras; en algunas avenidas de Santa Paula o de Catia no hay un farol encendido.

Estas son las Navidades más desoladas que se recuerdan en Venezuela, no he visto a nadie disfrazado de San Nicolás.

Siéntese frente al televisor y échese a llorar. No hay anunciantes, no hay empresas. Las pocas que han sobrevivido no producen esas cuñas espectaculares de otros años, cuando por la radio se escuchaban canciones navideñas.

¿Por qué Maduro escoge las Navidades para decretar nuevos impuestos?, nada menos que a la bebida. Solo hay una razón, necesita plata urgentemente, solo así se explica escoger una fecha tan poco apropiada para estas leyes. No se sabe todavía bien lo que anunció, porque hay nuevas leyes como la modificación de la regulación de la pesca que no se entienden. ¿Vuelve la pesca de arrastre?

La Agenda Ramírez parecía derrotada. El ex ministro de economía organizaba reuniones internacionales para explicar los planes económicos del país, subían bonos venezolanos, se daba por seguro el aumento de los precios de la gasolina. Hasta que lo destituyeron, pero ahora el economista Francisco Rodríguez aparece en la televisora oficial defendiendo el cambio único.

Los buhoneros siguen vendiendo productos regulados. El contrabando de extracción, 100.000 barriles diarios, no sale por culpa de un ejército de pimpineros y de camiones. Uno sospecha que el contrabando sale por los mismos puertos. No hay otra.

Venezuela es la más desolada excepción en América Latina, en el resto del continente la economía crece y persiguen a los corruptos poderosos. Maduro preside estas Navidades el entierro del país.

En Brasil y en México la sociedad se alzó frente a la corrupción y la crisis. En Brasil metieron en la cárcel a numerosos millonarios, “300 agentes de la policía federal detuvieron en 6 Estados a 23 de los empresarios más ricos y poderosos de Brasil. Muchos pertenecían al ‘club de los mil millones’. Apenas les dio tiempo para llenar una maleta pequeña con mudas, lecturas y un neceser”.

En México sale la gente a la calle a jugarse la vida. Entre nosotros, ¿qué pasa? Nada. O, como dicen algunos, ¿estamos en el 26 de febrero? Sinceramente, no parece. Vamos rumbo a una inflación superior al 100%, a un desabastecimiento mucho mayor, a un desempleo masivo en lugares como la zona industrial de Valencia.

Solo los bolichicos brindan con champán, están adquiriendo a precio de saldo empresas venezolanas y a continuación utilizan sus contactos oficiales a favor de esas empresas. Dicen que compraron las atuneras, por ejemplo. Tienen más miedo a invertir en Estados Unidos que en Venezuela.

Los bolichicos sí están en Navidades.

¿Es consciente la oposición de lo que está ocurriendo? No se trata de escoger entre los defensores de la salida, o apostar por las elecciones legislativas, sino de algo más trascendental, expresar indignación frente a un país que se desmorona, porque pronto no abandonarán Venezuela solo los jóvenes profesionales, sino pronto también lo hará todo aquel que consiga una visa para el exterior, aunque sea para Namibia.

Esto se lo llevó quien lo trajo y no quiere devolverlo.