• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Nicolás Bianco

Navidad democrática

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En apenas una semana la Venezuela democrática profundizará su compromiso con la lucha por la reconstitución de la república, el Estado de Derecho y el establecimiento de un régimen constitucional de libertad y progreso.

La elección de 23 gobernadores y los consejos legislativos respectivos, el 16 de diciembre, permitirá incrementar significativamente los logros para que cada gobierno regional y las alcaldías presididas por gobernantes democráticos prosigan, sin pausa, venciendo la asfixia centralista, mientras concretan soluciones inmediatas para colaborar con la erradicación del profundo estado de pobreza y sufrimiento social que padece la abrumadora mayoría de los venezolanos, bajo los designios de “la corporación del mal”, de la tiranía chavista.

Debemos tener en nuestra mente el valioso inventario de soluciones acumuladas gracias a las productivas gestiones de los gobernadores y alcaldes democráticos, en hábitat, salud, nutrición, educación, deporte, vialidad, recuperación de tierras, distribución de agua y otros servicios, y en lo que les ha sido posible, seguridad personal y ciudadana.

Estas plataformas del país que sí funciona, que descentraliza, que ofrece aprendizaje y miles de horas de trabajo, es una de las bases más sólidas de la plataforma de resistencia de esa Venezuela que ha entendido que el esfuerzo unitario y los logros concretos, aunados a las denuncias específicas, son estrategias eficientes para continuar venciendo sin descanso. Atrás quedan los que hablan pero no hacen, o los esquiroles que fracasan una y otra vez.

Esfuerzos similares venimos concretando en nuestras universidades autónomas, en algunas experimentales y en varias privadas. Podría afirmarse que “las cacerolas del Estado docente socialista no suenan”. En estos dos meses, luego del 7 de octubre, los laboratorios del oficialismo corren de un lado a otro inventando toda suerte de fraudes y fiascos tipo el Estado comunal, la apropiación del cuido y orientación de nuestra población infantil o los programas nacionales de formación de pre y posgrados. Todo esto se quedará como en el caso de la Ley Orgánica de Educación en el arrugado papel de la Gaceta Oficial.

En lo referente a la academia universitaria autónoma, avanza como las gobernaciones y alcaldías, sembrando nuevas plataformas en diseño curriculares, en investigación y posgrados, gestión de información y conocimiento, educación a distancia y en su esencial misión estratégica de proveer conocimientos valiosos y bien fundados para el desarrollo nacional en las regiones en las que prevalece la democracia.

Como si fuera poco, y para fortalecer la resistencia de libertad y futuro, están los muy significativos aportes de las ONG, redes sociales, asociaciones de vecinos, prensa, radio y televisión plenas de coraje, y el vasto espacio cibernético, inmune a las oleadas de represión y violencia que le son tan inherentes al agónico régimen que a cada rato sale despavorido en la búsqueda de nuevas señas de destrucción e intimidación.

Salgamos a votar el 16 de diciembre y cuidemos esos millones de votos con la profunda convicción de que nuestro mejor regalo en estas fechas decembrinas será una Navidad venezolana profundamente democrática. Esta vez será más factible para cada equipo democrático blindar la victoria. Son 23 candidatos unitarios y sus organizaciones.

Reguemos la voz de que la democracia saldrá victoriosa. Tengamos fe en el nuevo destino de una Venezuela honorable, plena de gente feliz que a partir del 17 cantará aguinaldos y gaitas con el corazón pletórico de esperanza. Entre los millones de votos, está uno muy especial: el del Niño Jesús venezolano, democrático y soberano.