• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Froilán Barrios

Misión especial de la OIT en Venezuela

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los efectos de la visita de la misión especial de la OIT a Venezuela para el 26 de enero del presente año ya se hacen sentir en el país, al Ministerio del Trabajo prorrogar el límite de inscripción sindical en el Registro Sindical Nacional, Renos, para el 31/03/2014, en lugar del 31/12/2013, como establece el artículo 558 numeral 2 de la LOT.

Es evidente la intención del gobierno nacional de camuflar ante la importante delegación internacional visitante la protesta que ha generado en los sindicatos la condición de obligatoriedad de inscripción en el Renos para poder ejercer la representación laboral, a sabiendas de que la comisión de expertos en aplicación de convenios y recomendaciones de la OIT ha manifestado en múltiples oportunidades duras críticas al intervencionismo estatista consagrado en la LOT, aprobada en mayo de 2012. De hecho, 70% de los sindicatos no ha acudido al Renos.

De allí, la calidad de los miembros integrantes de la misión especial, quienes elaborarán in situ un informe sobre la cruda realidad laboral en Venezuela, a analizarse en la 103ª Asamblea Mundial anual de la OIT en mayo próximo. El gobierno nacional ha sido ya sancionado en años anteriores (2005) ante las múltiples quejas sindicales, entre ellas, la más destacada ha sido la del despido de 23.000 trabajadores petroleros sin pago de un solo céntimo de sus prestaciones sociales y el hurto de sus ahorros e intereses de pasivos laborales.

Dicha delegación tripartita estará integrada por: Luc Cortebeck, sindicalista belga y representante de los trabajadores; Victoria Marina, del Consejo de Administración y representante de los gobiernos-OIT; Daniel Funes de Rioja y Roberto Suárez, representantes empresariales (OIE), y Juan González Olaechea y Cleopatra Doumbia, ejecutivos de OIT.

Originalmente, la visita a nuestro país ha sido motivada por las agresiones al organismo empresarial Fedecámaras, citada en el caso N° 2254, y luego se han añadido numerosas quejas sindicales, en el caso de los sindicatos de Guayana, sindicatos de la Construcción, de la Fapuv, por violaciones de los convenios 87 de Libertad Sindical y 98 de Contratación Colectiva por parte del gobierno nacional.

El Fadess (Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato) se reunirá con tan prestigiosos visitantes, y prepara conjuntamente con el resto de centrales sindicales del país nutrida manifestación que entregue una serie de informes sobre las violaciones laborales recientes y aclare al mundo entero que los trabajadores venezolanos no vivimos en medio de un paraíso laboral, más bien un apartheid que criminaliza la protesta sindical.

Tales han sido, por ejemplo, los casos de Rubén González en Ferrominera (2009) y ahora Iván Freites en Pdvsa por el incendio de la refinería de Amuay en 2012, la suspensión de los contratos colectivos, la militarización de las relaciones laborales, el surgimiento impune del sicariato sindical, la quema del Sinatras-UCV y el mantenimiento de la persecución permanente contra los petroleros despedidos de 2002-2003.