• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Valentín Arenas Amigó

Mensajes a Maduro

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El reinicio  de la relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos le envía a Maduro varios mensajes.

El primer mensaje es de una absoluta falta de respeto al anunciarlo sin que Venezuela, que ha mantenido a Cuba económicamente durante años, fuera previamente informada. Este silencio muestra un desprecio total.

El segundo mensaje fue informarle al mundo entero que el proyecto revolucionario comunista fracasó en Cuba y que ahora, ante la crisis política y económica que vive Venezuela, la isla necesita entenderse con la nación  enemiga por más de cincuenta años. Socialismo siglo XXI no sirve,  murió.  Mensaje más elocuente es imposible.

El tercer mensaje hace referencia a la prioridad del humanismo y los derechos humanos, pues la reconciliación quedó confirmada liberando presos políticos  ambos gobiernos. Las dictaduras no respetan los derechos humanos, las democracias le otorgan una  prioridad absoluta. Colocar el humanismo como puerta de entrada al entendimiento entre ambos países augura el regreso exitoso a una relación interrumpida durante cincuenta años.

El cuarto mensaje enviado a Maduro fue que la revolución fracasó también en Venezuela donde Hugo intentó imponerla, pues se debate entre la inseguridad  y el hambre que atentan ambos contra la vida del venezolano. En Cuba fue “el paredón” el que mantuvo amedrentada a la población para asustarla y someterla, y en Venezuela la inseguridad como “política de Estado” busca lo mismo.

El quinto mensaje es que la peor sanción que puede aplicarles un régimen a los ciudadanos es imponerle condiciones de vida miserable e inhumana de manera que opten por abandonar el país buscando una vida mejor para sus familias. Como se van los más capaces para iniciar otra vida, el régimen gana al quedarse con los menos capaces y más fáciles de dominar, que es lo que sucede con los países donde se ha impuesto el comunismo. Por eso la lucha por la libertad es aquí dentro, unidos con lo que están fuera.

El sexto mensaje a quienes después de quince años todavía creen que vivirán mejor en eso que llaman revolución, publicitada como  una democracia participativa para esconder la dictadura, es que cuando la situación está a punto de explotar lo más sensato es dejar de buscar beneficios personales y trabajar todos los ciudadanos unidos por el bien común, o sea, el bienestar de todo el pueblo como la mejor política para mantener el poder.

Maduro, escucha a Castro, que dialoga con Obama.

Maduro se pasó a la oposición. Para definir la posición de un político lo que importa no es lo que dice sino lo que hace. El suplente Maduro cuando habla parece que lo es, pero cuando actúa parece ser otro opositor. Dos hechos son elocuentes. Poner preso a Leopoldo lo proyectó  como un líder de la democracia venezolana y lo mismo sucede con la detención de Antonio, el alcalde metropolitano, elegido con una alta votación. Las dos detenciones aumentaron la popularidad de ambos líderes y ampliaron la fortaleza de la alternativa democrática. Cuando Maduro habla es comunista, pero cuando les hace propaganda a los líderes opositores se pasó a la oposición. ¡Bienvenido por tanta incapacidad política!

 

 *Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB

alenri@gmail.com