• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

César Tinoco

Mensaje de Fin de Año del BCV

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El último mensaje de fin de año del presidente del Banco Central de Venezuela fue el de diciembre de 2012. Su preámbulo se tituló "Venezuela se mantiene firme en la senda del crecimiento" y citaba como éxitos, un crecimiento de 5,5% del Producto Interno Bruto y una inflación en 19,9% en términos interanuales. Dichos éxitos le fueron endosados a "una efectiva sincronización en la ejecución de las políticas monetaria, cambiaria, fiscal y sectorial".

Tales resultados no fueron sostenibles y al año siguiente el mensaje fue sustituido por una especie de panfleto del PSUV, sin logotipo, sin firma de autoría y con un análisis cuyo texto es desdicho por las mismas gráficas que le sirven de base para el argumento. El propósito del panfleto era informar sobre la evolución del INPC en los meses de noviembre y diciembre 2013, sin embargo, en su texto subyace una tesis que justifica el Dakazo y cuya trama es que la muerte de Chávez había sido aprovechada por la oposición -y por los empresarios- para agudizar artificialmente el deterioro de las variables económicas (1). Lo cierto del caso es que en 2012, tales variables ya venían en franco deterioro y Chávez y su equipo no hicieron nada para evitarlo (o quizá no querían evitarlo persiguiendo fines políticos).

Para éste fin de año 2014, ¿qué esperar del BCV?

Pues es muy probable que quienes se ocupan de dar la cara por el BCV intenten vendernos ahora que además de la oposición y de los empresarios, las calificadoras de riesgo así como todo organismo económico -y de derechos humanos-  existente sobre el globo terráqueo se han sumado al ya mencionado complot posmorten. Veamos.

Primero fue una calificadora de riesgo china, Dagong Global Credit, quien rebajó la calificación de Venezuela con pronóstico de decrecimiento económico incluido (01/julio). Luego Ricardo Haussman y Miguel Ángel Santos nos explicaron que lo que había permitido el pago de los bonos de deuda soberana no era precisamente una economía solvente sino el default selectivo masivo interno: dejamos de pagarles a los de adentro para poder pagarles a los de afuera (5 de septiembre).  Posteriormente la calificadora de riesgo Standard & Poor's rebajó la calificación crediticia de Venezuela en virtud de considerar que el país está en condiciones vulnerables y "suerte-dependientes" para cumplir con sus compromisos financieros (16 de septiembre). Cuatro días después, el 20 de septiembre, la prestigiosa revista británica The Economist afirmaba que pese a ser el décimo mayor exportador de petróleo del mundo, Venezuela tiene la economía peor administrada del mundo.

Más recientemente fue Fitch quien también rebajó severamente la calificación de crédito de Venezuela a la categoría de países para los que una suspensión de pagos es una "posibilidad real" (18 de diciembre). Por si fuera poco, el FMI y la Cepal también hicieron lo propio afirmando que la economía venezolana decrecería 3% al cierre de éste año (7 de octubre y 2 de diciembre respectivamente). Finalmente el 16 de diciembre, en un madrugonazo ciudadano ejemplar que honra el derecho que tenemos los venezolanos de estar correcta y oportunamente informados, José Guerra tomó el papel que el BCV le cedió al PSUV y nos dio a conocer el verdadero Mensaje de Fin de Año del BCV con su Balance de la Economía Venezolana en 2014 (2).

Otra vez: ¿qué esperar del BCV? Una penosa y patética réplica del panfleto de 2013.


(1) http://www.bcv.org.ve/Upload/Comunicados/aviso301213.pdf

(2) http://www.lapatilla.com/site/2014/12/16/balance-de-la-economia-venezolana-en-2014-informe/