• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alicia Freilich

Menelandia

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1.

“—Es que hay mucho petróleo depositado en Norteamérica y no hay mercados.

—No, los ingleses están en competencia con los americanos y los precios han bajado.

—No son los ingleses, son los rusos. Malditos bolcheviques.

—Nada de eso. Es el Japón que está fabricando petróleo sintético con agua de mar.

—Si volviera otra guerra todo volvería a su antiguo estado, a correr el oro.

—Si volviera otra guerra.

Si volviera otra guerra. Era el comentario predilecto en los corrillos de las esquinas. Los hombres en mangas de camisa, con las manos en los bolsillos hablaban con desencanto”.

 

Fragmento de Mene (1933) novela del escritor venezolano Ramón Díaz Sánchez (1903-68).

 

2.

Ahora, con o sin guerra, los pasivos menelándicos, dueños de ese oro, continúan desamparados preguntándose por el mañana. Tanto en la crisis por escasez como en la del exceso actual, la reacción ha sido semejante. Lo positivo de este excedente monetario por ingresos de renta petrolera, es el reto, la angustia real que podría movilizar al país, de una vez por todas, para fabricar su futuro ya, en la coyuntura más decisiva de toda su historia minera. Hay dos opciones. Avanza Menelandia con su despilfarro, caos organizado, arribismo indolente, idolatría por el desenfrenado brillo exterior. O se funda la Venezuela independiente, austera, abastecida y previsora, utilizando el producto de su “buena suerte” para aprender a vivir sin ella. Y lo central no radica solo en planes y técnicas. Es algo mucho más difícil. Un cambio de mentalidad en las clases sociales y partidos políticos, toda la menecracia. Y es que no hay mene que dure para siempre. Ni pueblo impreparado que lo resista”.

 

Párrafo de una larga nota de esta servidora que con el mismo título se publicó en esta página, enero 04, 1974.La nacionalización de la industria petrolera venezolana fue decretada por Carlos Andrés Pérez I,  en agosto 29, 1975, plena Venezuela saudita.

 

3.

“...Aún se desconoce la fecha exacta de las medidas económicas, pero los solos avisos de devaluación, liberación de intereses, ajustes de servicios y levantamiento de controles de precios bastaron para desatar los temores por un aumento violento en el costo de la vida (…) Los sectores opuestos al gobierno aprovecharon (…) comenzaron a diluir la mole de respaldo popular con que había llegado a la presidencia…” (CAP II).

 

Líneas del análisis documentado sobre el Caracazo (1989) En La rebelión de los náufragos, Edit. Alfa (2010), investigación de la periodista venezolana Mirtha Rivero.

 

4.

a) “Pdvsa era una caja negra, la estamos abriendo y están saliendo las víboras, no les tememos. Con la verdad ni ofendo ni temo. Pdvsa comienza a ser de los venezolanos, gracias a Dios, a la revolución bolivariana, a nuestro pueblo y a nuestros trabajadores petroleros”.

 

Frase presidencial, plena Venezuela saudita II. En Visión petrolera de Hugo Chávez Frías, de Andrés R. Giuseppe Ávalo. Libro bautizado en el Cuartel de la Montaña, marzo 10, 2015.

 

b) “...Una cosa horrible, cómo la gran burguesía regalaba el petróleo y saqueaba el país”.

 

Declaración del presidente. En: “Fonden. La caja negra de Hugo Chávez”, reporte de Reuters, 26-09-2012.

 

5.

“Todos se dejaron envolver por la picaresca, la comedia y de aquella vida ambiguamente cómoda… Enloqueció del todo mientras gobernaba... Los planificadores y dirigentes de la nación, como el pueblo mismo, han sido responsables… Responsable por impotente ¿o indiferente... Servidumbre al azar, a la contingencia, eso es nuestro desorden…”.

 

Reflexiones en Un hombre de aceite (Bid-Co Editor, 2008) del escritor venezolano José Balza quien noveliza en diseño conjunto las biografías de su personaje contemporáneo Luis Samán y la del capitán general que gobernó la colonia  venezolana por seis años hace trescientos perdiendo del todo  su escaso juicio a mitad del período gubernamental controlado por el imperio español. Se llamó Nicolás Eugenio Ponte Hoyo.

 

6.

Deuda total de Venezuela con China hasta hoy, que se paga con mene hipotecado a largo plazo: 45.000 millones de dólares. No incluye los 5.000 millones de dólares hace días recibidos por el histó(é)rico Nicolás II, quien no es capitán, pero tiene uno que lo complementa en la misma onda mientras espera su turno para el  tiempo completo.

“Así es que se gobierna” mientras sobrevive Menelandia, por ahora.