• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Carlos E. Weil Di Miele

Meme y hegemonía

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando el gobierno se refería a hegemonías comunicacionales su discurso se centraba en una tendencia política con un poder suficiente como para filtrar, crear y manipular la información a placer. Sin embargo, la nueva hegemonía comunicacional no es tanto de tendencias políticas (aunque el gobierno sea el claro poder que controla los medios) sino de tema.

En nuestro país, con razón o no, la comunicación se ha convertido en un proceso monotemático. Venezuela ha asumido la política como un asunto único e ineludible y por lo tanto son pocos los medios de comunicación que no se colman por un tema que no acepta competencia. Como consecuencia, un programa de variedades que se transmite por las mañanas en TVES termina hablando de los presos políticos, un pelotero termina convertido en ministro, la hija del presidente de la Asamblea Nacional en estrella pop y un líder de oposición demandado por un meme.

El Internet, por su esencia democrática, ha sido para el gobierno un enemigo. Si bien el control sobre los medios tradicionales ya es absoluto, el control que han podido ejercer sobre el 2.0 es limitado. Intentaron hablar de guerrillas comunicacionales y de revolución electrónica, pero en las democracias ni a las guerrillas ni a las revoluciones les va demasiado bien. Entonces la respuesta que queda es la de la fuerza, una fuerza aplicada desde unas instituciones que, a diferencia del Internet, sí maneja el partido de gobierno.

En un país monotemático, el gobierno quiere llevar el único tema al lugar que le gusta. Entonces a Capriles se le persigue por un meme publicado en Twitter porque es difamatorio, pero ni siquiera se voltea a ver los presentadores del programa de “variedades” de TVES que preguntaron en su encuesta al público si Luis Chataing “era o no era”.

La Asamblea Nacional, como si aquí no hubiera problema, sesiona sobre el meme. Y la respuesta es contundente. A Capriles se le demanda y toda una parafernalia por un meme.

El meme se define como la unidad mínima de comunicación, pero para el gobierno la más mínima comunicación que se le oponga debe ser neutralizada porque en su ego inmenso, en el que patria grande, PSUV, Bolívar y Chávez son todo la misma cosa reconocer que no pueden controlar algo, ya sea el Internet o la inseguridad, es inaceptable.