• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Ronald Nava García

¿Mejores vestidos o mejor vestidos?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ya les digo que una de los errores más comunes al escribir se producen cuando a un adverbio se le confunde con un adjetivo, lo cual no es extraño ya que la relación entre ellos es grande y estrecha, ya que pueden, ambos, desempeñar la misma función en el sintagma o en la oración. Además, el adjetivo puede adverbializarse, lo que complica aún más la cosa.

El tema lo pone sobre la mesa el lector Freddy Morles, quien nos escribe frecuentemente y nos cuenta que es corrector de estilo del Fondo Editorial de la Universidad Bicentenaria de Aragua y profesor en la carrera de Comunicación Social de esa casa estudios. Se refiere Morles a un titular de la página web correspondiente al día 21 de octubre, y lo hace en estos términos: “Escribieron “Los mejores pagados de la TV según Forbes”, cuando debió escribirse: “Los mejor pagados de la TV según Forbes”.

Uno, que no es ni lingüista ni profesor de lenguaje, cree que lo mejor es comenzar por acoger la definición que del adverbio hace el DRAE, cuando anota: “Palabra invariable cuya función consiste en complementar la significación del verbo, de un adjetivo, de otro adverbio y de ciertas secuencias. Hay adverbios de lugar, como aquí, delante, lejos; de tiempo, como hoy, mientras, nunca; de modo, como bien, despacio, fácilmente; de cantidad o grado, como bastante, mucho, muy; de orden, como primeramente; de afirmación, como sí; de negación, como no; de duda o dubitativos, como acaso; de adición, como además, incluso, también; de exclusión, como exclusive, salvo, tampoco. Algunos pertenecen a varias clases.”

Cree uno que los adverbios pueden parecerse a alguna gente, por aquello de que su función primordial es modificar al verbo, a un adjetivo o a otro adverbio, lo que no siempre sale bien. Que eso, lo de que no siempre sale bien, lo entiende uno como una paradoja porque esa modificación debe aportar información, mayor sentido a lo dicho y ayudar a que los mensajes sean más claros. Todos, gestos del buen periodismo.

Sucede pues que se ha confundido un adverbio, de modo, en este caso, que no tiene género ni número (mejor) con un adjetivo (mejores). Consultado el periodista Ramón Hernández, responsable del Manual de estilo del periódico, ha señalado: “La forma correcta es “Los diez hombres mejor vestidos”; pero si se refiere a los vestidos, a la ropa que usan las mujeres y que exhiben en pasarelas, es decir, delante de un sustantivo, se dice: “Los diez mejores vestidos”.

Nos pide el lector Freddy Morles que disculpemos lo que él califica de fastidio, que no lo es en absoluto, y agrega que es casi una compulsión la que lo lleva a corregir los textos ajenos. Admite que suele recomendar a sus alumnos universitarios la lectura de El Nacional, ya que lo considera como modelo de buena escritura. Entiende uno la posición del lector y agradece sus observaciones.

Como siempre, lo más importante, además de poner los puntos sobre las íes, es aprender, conseguir algún aprendizaje compartido entre los periodistas y los lectores. Creo que este caso se pudiera haber logrado algo de ello. O así.