• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

José Hernández

Marte se acerca a la Tierra (II)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El óxido de hierro es un polvo marrón rojizo que está presente en la superficie de Marte, de allí ese color con que se le distingue a simple vista en el espacio estelar. El contacto físico permanente del ser humano con este elemento mineral puede ocasionar problemas de salud, aunque este no es el caso, puesto que, a pesar del acercamiento del planeta a la Tierra, estaremos a millones de kilómetros de distancia. No obstante, su sola incursión y aproximación produce alteraciones en nuestro mundo. Como ya lo estamos viendo.

El próximo 8 de abril Marte tendrá un acercamiento con nuestro planeta y llegará a 92 millones de kilómetros, cifra nada despreciable puesto que el promedio de distancia entre los 2 astros se sitúa (dependiendo de las posiciones relativas de ambos planetas) entre 206 a 249 millones de kilómetros. Si el acercamiento Marte-Tierra se produce en el ciclo de afelio puede llegar hasta 102 millones, si el mismo se produce en el ciclo de perihelio puede llegar hasta 59 millones de kilómetros. En esta oportunidad, desde el comienzo de febrero de este año Marte, en su ciclo de perihelio, se acerca a nuestro planeta.

Marte es el regente natural del signo de Aries, luchador por naturaleza, aguerrido, heroico y frontal. En la mitología grecorromana era el hijo de Júpiter y de Juno, se le consideraba como uno de los doce dioses del Olimpo por ser hijo del regente de los dioses del Olimpo. Pero se caracterizaba por ser violento, brutal, agresivo y sin humanidad, por lo que se le distinguió como el dios de la guerra. El surgimiento de esa deidad aportó las tácticas del militarismo, la defensa, el ataque y la manera de matar. El hierro, que hasta antes de la época grecorromana solo se usaba para herramientas, a partir de entonces fue usado para hacer lanzas, espadas y equipamientos militares.

En lo astrológico Marte, en su sentido negativo, es el componente necesario para todas las guerras, los procesos belicosos o de agresividad. En el trasfondo de sus tendencias se encuentra presente la idea de la conquista y de la expansión de un imperio (o de un dominio). Marte es intenso, frontal, directo, luchador y gran protagonista, pero se sostiene por un elemento “invisible” que lo azuza, enciende y organiza. En definitiva, en el sentido figurado, Marte es el soldado que va en la primera fila de una guerra, pero tiene detrás a un jefe que lo dirige.

En una situación de desencuentro siempre se toma en cuenta la parte visible y los efectos, pero la parte causal se deja de lado en el análisis.

Cuando se producen los acercamientos Marte-Tierra se encienden los ánimos en distintos focos del planeta. Se dio a efecto en la guerra de Irak, Afganistán, la Primavera Árabe, y ahora vemos una situación muy difícil en Ucrania y en este país. Todavía estamos a tiempo de equilibrar las tendencias y propiciar armonía, aunque la animosidad producto de esta configuración tiende a seguir.

Marte-Tierra se acercan día a día pero no llegarán a una máxima aproximación como en otras ocasiones. Por lo que la bandera de la paz no debe ser afectada.

No perdamos la perspectiva y luchemos por mantener la paz y el equilibrio. Ese es el bálsamo que puede proteger por la diatriba Marte-Tierra.