• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Mario Guillermo Massone

¿María Machado o María Corina?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al régimen castromadurista le tiemblan las piernas por el solo hecho de pronunciar su nombre: María Corina Machado. Por eso han optado referirse a nuestra María Corina, la parlamentaria más votada en la historia de Venezuela, llamándole María Machado. Como si al decir María Corina les fuera a salir un fantasma.

¿Por qué justo ahora se desempolva semejante tontería sobre un plan magnicida en contra de María Corina? La respuesta más obvia es: para imposibilitarla de postularse y de seguro ganar y volver a la Asamblea Nacional con más fuerza que antes.

Ya en el plano internacional, el régimen intentó anularla al prohibir su salida del país. Diosdado Cabello la humilla en televisión abierta en todos y cada uno de sus programas Con el Mazo Dando. Lo mismo hacen los querubines de Zurda Konducta.

Ahora el Ministerio Público la cita para mañana a declarar como imputada de un supuesto plan magnicida, basado en pruebas falsas, lo cual es consabido por la comunidad internacional. Privarla de libertad, encarcelarla, es una opción bajo este régimen con vocación totalitaria. Pero es una opción harto peligrosa para el gobierno de Maduro.

María Corina goza de una bien merecida reputación nacional e internacional. Es una poderosa y muy femenina voz de la libertad. Y el mundo civilizado la ve y la sigue y la escucha y la admira.

Una segunda respuesta, se basa en una visión general que va más allá de María Corina y que abarca a todo líder de nuestra oposición que pueda tener opción de enfrentar a Nicolas Maduro en unas elecciones presidenciales, si es que llegara a completar su período. El régimen viene endilgando delitos a vox populi a todos nuestros líderes, a los que aprobamos y a los que reprochamos por igual.

Lo cierto es que todo disidente cuya voz coja fuerza está en riesgo de convertirse en enemigo del Estado.

El presidente Maduro debería más bien ocuparse verdaderamente de la corrupción y dar una señal clara destituyendo a Elías Jaua de sus dos cargos para ponerlo a la orden de la justicia por la serie de delitos que entre Venezuela y Brasil tuvo parte. Ello en vez de, por miedo puro y simple, acusar injustamente a María Corina Machado.

Por último, vale la pena mencionar, por el solo hecho de argumentar, que aún si los correos que le atribuyen a María Corina como base de la imputación fueran ciertos, hecho este desmentido por Google, éstos no serían suficientes para sustentar causa penal alguna contra nadie.

@massone59