• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Eduardo A. Herrera Berbel

Mandato

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A pocas horas de cumplirse dos años de la instalación de la mesa en La Habana, sobrevino la crisis más grave que hasta ahora ha sufrido el proceso de paz y que se intenta superar con la liberación de dos soldados profesionales en el departamento de Arauca, pero quedan pendientes de su libertad el general Rubén Alzate Mora y sus dos acompañantes.

Estos secuestros generaron una reacción en cadena de rechazo, pronunciamientos, respaldos a la institucionalidad y mensajes de solidaridad con las familias. ¿Qué se podría desprender de este hecho reprochable? En primer lugar, permitió conocer posiciones del Gobierno y de la guerrilla sobre lo que se llamó un “impasse” de los diálogos, que no es otra cosa que privar a las personas de un bien sagrado e inalienable: la libertad.

El presidente Santos supeditó continuar las conversaciones a la liberación de los secuestrados. Expresó que la paz es un valor supremo para los colombianos y un anhelo nacional. Que se está dialogando para parar la guerra de una vez por todas, y que esto se logra con la terminación del conflicto.

Además, abrió la posibilidad de discutir el desescalamiento del conflicto armado y le exigió a la contraparte que demuestre compromiso con la paz. La firmeza como se asumió la crisis dio sus frutos positivos. El secuestro dejó de ser una presión transitiva para lograr réditos políticos y ya no tiene función como burdo chantaje. Pero, sobre todo, prevalece la inviolabilidad de la dignidad humana.

Algunos miembros de la guerrilla manifestaron que su delegación “no tiene potestad para tratar asuntos de la guerra”. “Lo que pase en Colombia hay que resolverlo en Colombia, con la dirigencia que comanda la guerra.” Y en tal sentido, afirmaron que su delegación en La Habana tiene un “mandato limitado”. ¿La guerrilla qué pretende obtener con este nuevo enfoque? Al fin qué prima: ¿la guerra en Colombia o la paz en La Habana?