• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Marianella Salazar

La MUD en su peor momento

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hablemos claro, el cambio de gobierno que Venezuela necesita urgentemente no es el objetivo inmediato de sectores políticos que hacen vida en la Mesa de la Unidad Democrática; su interés son las elecciones parlamentarias de 2015, por eso les estorban los actores que propician una salida constitucional, como la renuncia o la constituyente, entre otras propuestas a tomar en cuenta, que sí están en sintonía con lo que la mayoría aspira.

En la MUD, los que no desean desplazar al régimen son los mismos que pretenden elegir a dedo a los candidatos legislativos sin realizar primarias. Por eso los vemos tocando las puertas de Miraflores implorando de nuevo un “diálogo” apaciguador y los veremos apoyando las medidas económicas anunciadas por Maduro, como el aumento de la gasolina, que traerá más ruina y dolor en Venezuela, mientras continúan regalando el petróleo y sus derivados a Cuba. También asumen un papel de cómplices, al silenciar los escandalosos casos de corrupción y hacen mutis ante las graves revelaciones del diario argentino El Clarín, sobre las operaciones comerciales irregulares celebradas entre Argentina y Venezuela durante los últimos años, haciendo referencia a una venta a de arroz a una extraña empresa de Santa Fe, que recibió todos los permisos para exportar ese grano. “El intercambio de arroz paddy entre Venezuela y Argentina está vinculado a empresas cercanas al poder”. Entre las personalidades que señala el medio se encuentra la hija del fallecido expresidente Hugo Chávez, María Gabriela Chávez, y el embajador argentino en Caracas, Carlos Cheppi.

La “oposición útil”, que negocia sus cuotas de poder en el TSJ y CNE, no tiene interés alguno de hacer seguimiento a esos escándalos de corrupción que trascienden el ámbito nacional y tienen centimetraje en la prensa internacional, precisamente porque no se trata de cualquier minucia. Si la MUD, que atraviesa su peor momento –se percibe desnaturalizada al no renovar su directiva–, asumiera una postura fuerte y encarnizada, como debe hacerlo una verdadera oposición contra un régimen de naturaleza militar como este, e incluyera a actores que gozan de aceptación y son perseguidos políticos, como María Corina Machado y Leopoldo López, a los que prácticamente han execrado, estoy segura de que recuperaría credibilidad. Sería lo deseable.

Lamentablemente para la MUD, la oposición más fuerte la encontramos en una institución imprescindible como la Iglesia Católica, que con sus pronunciamientos hace diagnósticos y aportes que deberían tomarlos en cuenta y que son ignorados olímpicamente o manipulados a su favor. Hay otra oposición natural por su misión vigilante: la prensa. Es necesario recordar aquella frase que dejó dicha para perfección de la democracia Abraham Lincoln: “Una democracia puede vivir sin gobierno, pero no puede vivir sin periódicos”; como todos sabemos, esto no es democracia; por eso el objetivo del régimen militar, que encabeza un títere como Maduro, se empecina en acabar con los medios y silenciarlos a través de boliburgueses que adquieren los medios impresos y audiovisuales que a duras penas han podido sobrevivir.

 

Tic tac

I

Según fuentes de inteligencia: “1) Raúl Castro le ordenó a Nicolás Maduro reunirse con Putin en Brasil –ya que no incluyó a Venezuela en su gira por Latinoamérica–, para que lo convenza de  un financiamiento militar por 20.000 millones de dólares para Cuba para cambiar su armamento obsoleto por aviones, barcos y submarinos de última generación. En La Habana, Putin rechazó la propuesta porque Venezuela no puede asumir más deuda que la que ya tiene con Rusia. 2) El presidente chino, Xi Jinping, envió a Venezuela a un alto funcionario –previa a su visita oficial– que le comunicó que Maduro perdió el control del país y le recomendó que le pida conformar un gobierno de coalición que pueda garantizar el pago de la deuda, alrededor de 50.000 millones de dólares, que también incluye todo lo que los chinos despachan a Cuba”.

 

II

Hay un gran malestar en la Fuerza Armada porque en los ascensos militares no se respetaron los tiempos, se hicieron a conveniencia de Diosdado y Maduro, entre ellos, militares del 4-F que fueron ascendidos a generales. Así como irrespetaron los escalafones militares en los ascensos, también preparan una lista para retirar a 200 militares superiores, entre ellos mayoría de chavistas. Aunque hay un deslinde con militares maduristas, todos los grupos coinciden en la salida de los cubanos del país.

 

III

En la Fuerza Armada hay quienes consideran que el general en jefe Padrino López no es el hombre que tiene el poder en el seno de la institución y, aunque parezca increíble, quien lleva la voz cantante en el CEO –Centro Estratégico Operacional– es el mayor general Wilmer Barrientos. Creen que el discurso de Padrino López en la Asamblea Nacional no fue sincero, que parecía escrito por Cilia Flores y revisado por JVR.