• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Valentín Arenas Amigó

MUD + MUS

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando un país vive en democracia se respeta la voluntad popular y si el gobierno por su mala gestión pierde el apoyo de la mayoría el sector político de oposición se organiza para lograr un cambio en las próximas elecciones. Como funcionan las instituciones se acude a la vía electoral  para que sea el soberano quien decida su futuro. Cuando la crisis es política los partidos políticos la resuelven consultándole al pueblo.  Si este fuera el escenario venezolano sería suficiente la unidad de los partidos políticos (MUD) y celebrar entonces elecciones para superar la crisis en beneficio de todos. Eso fue lo que se hizo en Venezuela durante cuatro décadas cuando un gobierno  perdía el apoyo  popular.

Pero cuando un país vive sometido a una autocracia de ideología marxista, o sea comunismo, entonces la unidad del sector político es insuficiente para rescatar la gobernabilidad y su ejercicio en la búsqueda del bien común que es la meta que justifica el poder político. Haberle presentado al venezolano como “democracia participativa” lo que era una revolución comunista no solo fue un engaño colosal sino que debilitó la defensa de la democracia y confundió a un pueblo acostumbrado a vivir en democracia como el sistema que respeta la libertad y demás derechos humanos y es ya parte de la cultura del pueblo venezolano.

Como la realidad se impone después de quince años de engaño entonces la solución es otra. La fuerza política opositora necesita ser complementada con la fuerza social que está formada por la sociedad civil y todas sus instituciones. Esta fuerza social no representa al país sino que ella, unida en un solo bloque, es el país y lo mismo puede decidir  masivamente irse a la calle en “protesta pacífica” para expresar su voluntad soberana que paralizarlo para ver como hace el régimen para ponerlo a funcionar solo con sus adeptos, civiles y militares. La sociedad civil, organizada y de pie, es la fuerza que necesitamos para salir de este inmenso desastre.

¿Como organizarla? Haciendo lo mismo que la MUD cuando sentó en su Mesa a los partidos para rescatar la fuerza política  a través de la unidad. Si viviéramos en una democracia la unidad de los partidos políticos habría sido suficiente para salir de esta crisis, pero este régimen es una autocracia comunista y la unidad del sector político opositor es necesaria pero no suficiente. Como se está destruyendo no solo a la democracia como sistema político sino a la sociedad civil completa, la unidad política (MUD) necesita sea ampliada o mejor complementada, con la unidad de los diferentes sectores que integran la sociedad civil creando la Mesa de la Unidad Social (MUS) para así dejar aislado y solo a un régimen para el cual el bien común, o sea lograr el bienestar para todos los venezolanos, se reduce al bien particular de quienes manejan el Estado en beneficio propio fenómeno mas conocido popularmente como “los enchufados”.

La conclusión es obvia. La MUD necesita mantener firme la unidad del sector político opositor venezolano pues se necesitará cuando la mayoría, que ya es opositora, pueda demostrarlo con un CNE  imparcial. La MUS se necesita ya para regresar a una consulta electoral confiable a través de la cual el Soberano pueblo pueda expresar quien quiere que gobierne. MUD y MUS se complementan y convierten a la soberanía popular, a través de elecciones pulcras, en el instrumento propio de una auténtica democracia  Es mas cómodo que los políticos nos saquen las castañas del fuego, pero es también mas peligroso cuando se padece una autocracia a la que se le permitió que confiscara poderes, medios de comunicación y riqueza petrolera. Ahora el sector político necesita la ayuda de toda Venezuela.

Correo: alenri@gmail.com