• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Jair de Freitas

Lottt: evaluación a tres años de vigencia

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El pasado siete de los corrientes se cumplieron tres años de vigencia de la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTTT), razón por la cual resulta oportuno presentar un balance en cuanto al grado de cumplimiento de dicho instrumento, así como también su impacto en las relaciones laborales de nuestro país. Por razones de calendario legislativo corresponde referir en primer orden a la tercerización, donde consumado como ha sido el lapso para su erradicación, la conclusión es que a la fecha aun existen muchos trabajadores que prestan servicios bajo la proscrita modalidad (tanto en el sector privado como en el público).

La verdad es que asesorías irresponsables causaron que muchas empresas del país pensaran que podían posponer la incorporación de trabajadores tercerizados, incluso continuar contratándolos durante estos tres años con la vana ilusión que cuando se aproximara esta fecha podían resolver prescindiendo de los respectivos servicios sin consecuencias. Por lo tanto, no es de extrañar la nota de prensa del diario El Carabobeño del pasado viernes, según la cual “más de un millón de trabajadores en el país son tercerizados”. En un contexto como ese, no queda duda que a partir de la semana entrante, la Administración del Trabajo ordenarámasivas incorporaciones directas a nóminas e incluso dictaminará reenganches contra el beneficiario del servicio, eso sí, con preeminencia en el sector privado a pesar que dicho sector apenas agrupa el 20% de los trabajadores tercerizados del país.

Respecto del Consejo Superior para el Trabajo, también concluyó el lapso de tres años establecido para que se encargara y coordinara “…todas las acciones para el desarrollo pleno de la Ley Orgánica del Trabajo, los trabajadores y las trabajadoras”. Con honestidad: todo este tiempo su actuación fue muy opaca (por no decir inexistente) de tal suerte que aquí puede afirmarse que el balance tampoco fue positivo, pues la accidentada puesta en marcha y aplicación de la LOTTT vigente, estuvo a cargo de los operadores jurídicos de costumbre (Inspectorías del Trabajo y Tribunales con competencia en materia laboral) quienes han tenido que completar vacíos legales y lagunas jurídicas sin mayor orientación, sin un Reglamento que subsane la carencia de técnica en la redacción de la norma, sin uniformidad de criterios e incluso con fuertes dosis de discrecionalidad.

En cuanto a la elaboración y entrada en vigencia de Leyes Especiales, la verdad es que la LOTTT vigente ordenó la creación de más de diez regímenes jurídicos que a la fecha no existen, lo cual constituye mora legislativa. Tal es el caso de los trabajadores del hogar, trabajadores a domicilio, trabajadores del deporte, trabajadores agropecuarios, trabajadores culturales, trabajadores del transporte marítimo, tripulantes de aeronaves, motorizados, conductores y la Ley Especial que regulará la participación de los trabajadores en la gestión de las entidades de trabajo, que aún aguardan por su redacción, discusión y aprobación.

¿Podemos entonces afirmar que se ha cumplico con el objeto de la LOTTT? En mi criterio no puede decirse que se ha cumplido a cabalidad, sino más bien lo contrario. En efecto, en su primer artículo, la LOTTT vigenteprecisa que tiene por objeto la protección del trabajo como hecho social, garantizar los derechos de los trabajadores y regular las relaciones jurídicas con ocasión del trabajo. En lo referido a la protección del empleo, la Memoria del Ministerio con competencia en materia laboral reconoció que de las 43.427 denuncias por presuntos despidos injustificados, apenas procesaron 27.048 (es decir, un 37,72%).

Con relación a la protección de los derechos de los trabajadores, durante el año 2014, se efectuaron 56.799 reclamos (se desconoce los resultados) en tanto que el 29% de las empresas inspeccionadas resultaron sancionadas. Respecto de la regulación de las relaciones laborales, aunado a la mora legislativa antes referida, la falta de técnica en la redacción de la norma devino en múltiples lagunas jurídicas que no han podido ser subsanadas porque sencillamente a la fecha tampoco ha sido publicado el Reglamento de la LOTTT.

Lo he comentado en otras ocasiones, cuando en el año 2012 aprobaron la LOTTT, señalé en un foro en el Aula Magna de la UCAB que en mi criterio esto tendría distintos impactos a corto, mediano y largo plazo. En apretada síntesis, sostuve que a corto plazo el cambio de norma implicaba ruptura presupuestaria por incremento de costos, así como también evaluación patronal de ajustes en tanto que los trabajadores tendrían la sensación de mejora de su situación laboral. Pero a mediano plazo, las empresas tomarían la decisión respecto de si era viable o no continuar en el país (sobretodo aquellas en escenarios de productos o servicios regulados las cuales podrían ocurrir a reducciones drásticas e incluso desaparición).                

En el caso de las empresas sin regulación de precios, el costo de la aplicación de la LOTTT contribuiría a una mayor presión inflacionaria, lo que conjugado al estancamiento de los ajustes salariales por el régimen retroactivo se traduciría en la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores. Dije además que ocurriría un solapamiento de las bandas salariales inferiores en peligrosa cercanía con el salario mínimo, frenando el incentivo para el desarrollo de carrera e incrementándose el índice de rotación frente a las dificultades para retener el talento ¿acaso no ha ocurrido todo esto?

Dije además que se dispararía el uso de contratos de trabajo por tiempo determinado, así como también la configuración y aplicación de beneficios sociales de carácter no remunerativo. Incluso señalé que el Estado trataría de estimular con normativa especial, la mejora de beneficios que no tengan carácter salarial ¿no fue eso lo que pasó precisamente con el ajuste del beneficio de alimentación cuando en la última reforma se incrementaron límites inferiores y superiores?.

Concluyendo, subsistencia de tercerización, opacidad del Consejo Superior del Trabajo, mora legislativa en cuanto a la puesta en marcha de regímenes especiales, incumplimiento del objeto establecido en la LOTTT, peligro de reducción de las fuentes de empleo, estancamiento salarial, pérdida del poder adquisitivo y fomento de beneficios sociales de carácter no remunerativo, son resultado de una errada política laboral conjugada con la aplicación de la LOTTT en estos tres años de vigencia.


@jair_defreitas | jair_defreitas_1@hotmail.com