• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Claudio Nazoa

Locos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A psiquiatras y a psicólogos no les agrada el término de "loco" para referirse a alguien que está loco. Ellos usan un eufemismo que se escucha más bonito: enfermos mentales.

En Venezuela, la palabra loco es similar a la palabra vaina, y se utiliza en situaciones buenas o malas, como, por ejemplo, cuando a un amigo le decimos: "Estás loco e'bola" o "¡epa, loco!". Se usa también de manera peyorativa: "Ese es un pobre loco", o de manera amorosa, como me dice Ángela, mi novia francesa: "Mon petit fou". También se usa de manera vulgar: "¿Y ya el loco comió?"; y al increpar a alguien que hace algo malo, se le recrimina: "¿Tú estás loco o qué?".

Pero apartando acepciones lingüísticas, pienso que la locura es una enfermedad horrible y peligrosa, sobre todo para quienes padecen al loco.

Recomiendo La huella perenne de Francisco Herrera Luque, donde el autor estudia las enfermedades mentales de antiguas casas reales europeas. En algunos momentos de la historia de la humanidad, millones de seres humanos fueron gobernados por reyes locos. Incluso, a nosotros, nos tocó ser gobernados por "Juana la Loca", reina de España y, por ende, de su colonia Venezuela, es decir, que lo que ha pasado y nos está pasando no es nada nuevo.

Pueblos cultos como el alemán, cuna de poetas, músicos, artistas y científicos, se dejaron engatusar ciegamente por un maldito loco llamado Hitler, quien no solo terminó con su nefasta vida, sino que acabó con la vida de 60 millones de seres humanos, logrando la destrucción total de Alemania y de casi toda Europa.

Hay locos peligrosos que al llegar al poder asesinan, arruinan, encarcelan y subyugan a su pueblo: Stalin, Mao, Idi Amin, Trujillo, los Castro, los esposos Ceausescu, Milosevic, Pol Pot, Duvalier, Pinochet, Mussolini, Kim Il-sung y otros.

Ni hablar del auge inexplicable de locos suicidas que estrellan aviones llenos de pasajeros contra torres o cerros. De locos capaces de hundir cruceros, de aquellos que decapitan en la televisión a hombres inocentes o de quienes masacran a periodistas en la redacción de una revista.

Hoy, en Venezuela, vivimos uno de los momentos más tristes y peligrosos de nuestra historia. Es un momento de locura inmerecida, propiciada por falsos mesías con ideas locas y fracasadas.

Y... hablando como los locos, ¿cuándo Fidel y Raúl derogarán el decreto que nos hizo colonia del imperialismito cubano?

En la Cumbre de Panamá, Raúl y Obama, entre locos y menesterosos, se hicieron los locos con los locos.

@claudionazoa