• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Nelson Rivera

Libros: Siri Hustvedt

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Intentaré explicar las varias dimensiones que tiene la idea de “espacio intermedio” en el pensamiento de Siri Hustvedt. Una: es el territorio del conocimiento que podría desarrollarse si las especialidades (las islas disciplinarias, como las llama) se aproximaran unas a otras: del intercambio deberían surgir nuevas comprensiones de lo humano.

Otra: es el punto donde memoria e imaginación coinciden: de allí provendrían los recuerdos pero también la ficción. Otra: es el lugar de la transferencia que tiene lugar en la práctica del psicoanálisis: en su seno se genera el camino hacia la salud y al reconocimiento de la realidad. Otra: Intermedia es la función por la cual la lengua hace posible organizar y darles forma a los recuerdos (lo cual nos sugiere que el género de la autobiografía tiene una esencia imaginada, lo cual no significa que sea falsa).

Otro: Intermedio es la voluntad de lo interdisciplinario. O, por ejemplo, el enunciado de un filósofo como Maurice Merlau-Ponty, y del pediatra y siquiatra Donald Winnicott, que han formulado, desde sus respectivos métodos, que la mirada tiene una condición corpórea.

Las tres secciones en las que están organizados los ensayos que integran Vivir, pensar, mirar (Editorial Anagrama, 2013) podrían resultar engañosas: en cada texto, sea para reflexionar sobre la experiencia cognitiva, para indagar en la relación de las hijas con los padres, para volver al debate sobre autenticidad y realismo en la literatura o para hablar de Goya y luego adentrarse en la significación de mirar una obra de arte, Hustvedt actúa con todas sus herramientas: sus dotes para la crítica literaria, su pasión por las artes, su interés por la neurociencia y el funcionamiento de la mente, su volver una y otra vez a la cuestión de cómo funciona la percepción: “Emoción, memoria, imaginación, relato: todos vitales para nuestros paisajes mentales subjetivos, fundamentales para la literatura y el psicoanálisis y, mucho más recientemente, un tema clave para la neurociencia”.

Este modo de andar del pensamiento es, por sí mismo, una declaración contra los compartimentos, la hiperfocalización y los llamados “objetos parciales”. Hustvedt opera en sentido contrario a la fragmentación intelectual.

Algunos de los ensayos reunidos aquí, como Variaciones sobre el deseo, uno sobre la migraña (“Mi extraña cabeza”), el titulado “La verdadera historia” (que ahonda en la cuestión de la memoria como fundamento de la ficción), o el dedicado a la fotografía (“Fotos antiguas”) son simplemente memorables, por las múltiples perspectivas y variaciones con que la autora explora los objetos de su reflexión. Hustvedt: el reto de pensar desde el espacio intermedio, desde el reconocimiento de la complejidad humana.