• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Nelson Rivera

Libros: Fernando Reinares Nestares

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aturde pensar que mientras estamos dedicados a nuestras vidas, en el planeta hay redes operando para organizar atentados: personas cuya meta es alcanzar la más alta letalidad posible. Para que no queden dudas: es probable que en este mismo minuto haya grupos preparándose para acabar con las vidas de inocentes. Golpear donde se producen altas concentraciones como estaciones de buses, trenes y otros lugares concurridos.

Largo y elocuente título: ¡Matadlos! Quién estuvo detrás del 11-M y por qué se atentó en España (Galaxia Gutenberg, España, 2014), escrito por un destacadísimo experto en la cuestión del terrorismo a escala global, Fernando Reinares Nestares, cuyos méritos como investigador sobrepasan el espacio disponible para este comentario. El libro es una especie de reporte documentado hasta la saciedad, que anuda y recorre las investigaciones que generó el atentado que una célula terrorista integrada por unas 25 personas, cometió el 11 de marzo de 2004 en la ciudad de Madrid.

Reinares ofrece aquí respuestas propias, que contestan a preguntas que, en su momento, fueron respondidas con especulaciones: si el grupo autor del atentado era una estructura autónoma o dependiente; si actuó bajo el dictado o no de una organización mundial; si esta unidad tenía o no relación con otras que habían sido desmanteladas por el Estado español los años previos. La cantidad de información que el autor maneja, y el orden con que la expone, pasman. Tramas que se conectan, se separan y se vuelven a conectar; decenas y decenas de terroristas que aparecen, desaparecen y reaparecen; pistas, a menudo escurridizas, que el autor sigue por 3 continentes, hasta que finalmente toda esta enorme cantidad de datos concurre en las bombas que estallaron en las vías de trenes, en las proximidades de Madrid, con un saldo de 191 fallecidos y casi 2.000 heridos.

Métodos de reclutamiento que se amparan en interpretaciones excluyentes del islam; campos de entrenamiento diseminados por distintas regiones; expertos en explosivos y en tecnologías que ensamblan artefactos de incalculable capacidad destructiva; estructuras que permiten la incorporación de delincuentes comunes a los objetivos de la yihad; financiamiento que puede provenir de colectas, de empresarios y también del narcotráfico; inescrupulosos que aprovechan las políticas de respeto a los derechos humanos y la acogida de naciones, para una vez allí, sumarse al objetivo de atentar contra la vida de los demás, incluso participando en ataques suicidas, todo ello, atrocidad pura en nombre de Alá, en cualquier instante, en cualquier lugar, la muerte irrumpiendo en nuestra condición de sujetos desprevenidos. Cierro: libro magnífico e inquietante.