• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Eduardo Mayobre

Libertad de expresión y otros poemas

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nicanor Parra, gran poeta chileno, cumplió 100 años. Cuando tenía 69, en plena dictadura militar, publicó un libro titulado Poesía política.  En él encontramos el siguiente texto:

“A ver a ver

Tú que eres tan diablillo ven para acá

¿Hay o no hay libertad de expresión en este país?

—Hay

—Ay

—Aaay!”.

Eso lo dice todo. Y nos recuerda el lugar donde estamos y al camino por donde transitamos. La virtud está en decirlo con tanta fuerza y en tan pocas palabras. Como la poesía es universal, duele en cualquier parte donde apriete el zapato.

Por eso da miedo seguir leyendo. Porque se trata de un espejo tan cercano. Por ejemplo:

“Ayer

de tumbo en tumbo

hoy

de tumba en tumba”.

O de este retrato tan certero:

“Jóvenes idealistas

expulsados de todas partes

exiliados, vejados, torturados

solicitan respetuosamente

del Supremo Gobierno

se les permita al menos

incorporarse al Asilo de Ancianos”

Y, parodiando un famoso poema de Gabriela Mistral, implora:

“Piececitos de niño

azulosos de frío

cómo os ven y no os cubren

¡Marx mío!”.

Los textos anteriores pertenecen al conjunto de poemas o antipoemas “Chistes par(r)a desorientar a la policía” fechados también en 1983. Pero no son chistosos sino trágicos, hijos de la tragedia. Lástima que nos calcen tan bien.

Todavía no hemos llegado al extremo de otro que dice:

“de aparecer apareció

pero en un lista de desaparecidos”.

Aunque nos falta poco. Y hasta se exige:

“Bese la bota que lo pisotea

No sea puritano hombre por Dios”.

Lo que le permite al poeta recordarles a los ilusos adoradores de los cambios catárquicos el problema presente:

“Bien y ahora quién

nos liberará de nuestros liberadores!

ahora sí que estamos jaque mate”.

Otro conjunto de poemas contenido en el libro Artefactos, fechado en 1973, pero que no logro descubrir si escritos antes o después del golpe militar, quizás antes y después, contiene versos tan verdaderos y cercanos a la experiencia actual de los venezolanos como los siguientes:

“Hombre nuevo

HAMBRE NUEVA”.

o

“REVOLUCIÓN

REVOLUCIÓN

cuántas contrarrevoluciones

se cometen en tu nombre”.

Y definiciones tan exactas como:

“Que quede bien en claro

que ni la propia unidad popular

me hará arrear la bandera

de la unidad popular”.

Junto a afirmaciones evidentes:

“LA IZQUIERDA Y LA DERECHA UNIDAS

JAMÁS SERÁN VENCIDAS”.

Pero añade, y debo citarlo en cuanto economista:

“La cuestión no es el tipo de cambio

sino que el cambio de tipo”.

Plantea:

“Me pregunto con sobrada razón

qué hace la Sociedad Protectora de Animales

que no se preocupa de nosotros”.

Y destaca, en 1983:

“La cucaracha la cucaracha

ya no puede caminar

porque le falta

porque no tiene

el apoyo popular”.

Sin duda, los poetas saben más que nosotros porque, como dice Heidegger, oyen al ser. Ojalá que el ser y la realidad los oigan a ellos, y a nosotros.

 

Nota:

A Nicanor Parra se le caracteriza habitualmente como “antipoeta”, debido a la publicación de su libro Poemas y antipoemas (1954). Según Pablo Neruda (1963): “Es enteramente claro que Nicanor Parra es uno de los grandes nombres de la literatura en nuestro idioma”. En 1969 obtuvo el Premio Nacional de Literatura de Chile y en 2011 el Premio Miguel de Cervantes.

 Además de poeta es físico y matemático. Fue director de la Escuela de Física en la Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile en la década de los sesenta del siglo pasado. Como esa escuela quedaba al lado, patio por medio, de la Escuela de Filosofía, en donde yo estudiaba en ese entonces, solía verlo pasear por los jardines y en unas pocas oportunidades participé en conversaciones entre él y alguno de mis profesores. En persona es tan amable como su poesía. Su hermana Violeta Parra destacó en el canto y el folklore.