• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Diego Arroyo Gil

¡Liberen a Simonovis!

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 20 de mayo de 2013 se cumplieron 60 años de la muerte del dirigente Alberto Carnevali. Murió en la Penitenciaría de San Juan de los Morros, donde la dictadura de Marcos Pérez Jiménez lo encarceló a comienzos de 1953. Carnevali era secretario general de Acción Democrática en la clandestinidad y luchaba valientemente como organizador político contra aquel régimen del horror.

La captura fue su sentencia. Carnevali tenía cáncer. Todo su tracto gastrointestinal estaba minado por la enfermedad y a pesar de los dolores la dictadura no permitió que lo trasladaran a una clínica donde pudiera recibir el tratamiento que su gravedad exigía. Desde distintas partes del país y del extranjero se alzaron voces para clamar piedad. Fue inútil. Cuando murió, el 20 de mayo de 1953, era un saco de huesos de 38 años de edad.

Como el mal existe y fabrica sórdidas coincidencias en el tiempo, hoy el régimen chavista actualiza el espantoso martirio en la persona de Iván Simonovis. Hace unos años, para honrar la memoria de Carnevali, se le dio su nombre al aeropuerto de Mérida. Porque no queremos que ningún aeropuerto del futuro se llame Iván Simonovis, porque lo único que queremos es que Iván Simonovis pueda usar su nombre en libertad y reunido en familia, todos los venezolanos dignos exigen su liberación o eso que llaman “una medida humanitaria”, que no es otra cosa que simple, llana, sensata humanidad.

Peras al olmo: por lo visto los psicópatas del Gobierno quieren echarse encima un crimen que no tendrá perdón. Como dijo Rafael Pizani cuando Carnevali murió: él fue libre incluso estando en la cárcel, en cambio sus carceleros nunca dejarán de ser esclavos mientras vivan. Por Dios, aunque sea porque es diciembre, ¡liberen a Simonovis!