• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Nicolás Bianco

Lesa universidad

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lesa patria, lesa humanidad y lesa universidad constituyen la macabra trilogía que caracteriza las acciones antinacionales de la dictadura forajida que en 16 años ha destruido integralmente las bases constitucionales e institucionales de Venezuela con la consecuente pérdida de su condición de República independiente, democrática y soberana.

En medio de la incesante diáspora venezolana, de un asesinato cada 21 minutos, del empobrecimiento de cerca del 90% de la población asediada por el hambre, las enfermedades, la carencia de atención en salud, hundida en el “analfabetismo del siglo XXI”. Además el desfalco y la entrega de empresas básicas, del campo venezolano y sus recursos naturales, de fronteras y plataforma marina, sin estado de derecho, burlando las leyes internacionales, adheridos a los gobiernos y dictaduras más criminales y corruptas del planeta, “los hunos locales y el Atila de turno” ejecutan sin pausa las nuevas medidas del dossier que haga vitalicia la traición sistemática y la permanencia en el poder.

Corresponde ahora concretar el asalto final a la universidad pública, autónoma y plural, y a las casas de estudios universitarios privadas, que han sido el motor de vanguardia en el desarrollo republicano de Venezuela.

 

Lesa universidad ha sido desplegada desde el inicio del descomunal y global fraude oficialista. A la subversión del orden universitario intramural se asocian, simultáneamente, la desaparición de los sectores nacionales científicos y tecnológicos, culturales, intelectuales, de conocimiento e información y a la par, en términos dictatoriales, se ha procedido con la organización clandestina  de “estructuras universitarias”, que generan masivamente  los “profesionales socialistas”.

 

El Consejo Nacional de Universidades es hoy una mampara institucional operada al antojo de Miraflores, la OPSU un cenáculo que ha confiscado los aspectos operativos, presupuestarios y administrativos de las universidades públicas mientras han desaparecido los núcleos de Vicerrectores Académicos, Administrativos, Secretarios, y de Autoridades de los CDCH y  Posgrados. Los oficialistas no solo no asisten a las reuniones sino que ignoran los extraordinarios documentos provenientes de los núcleos (órganos asesores del CNU) que han sido consignados y que traducen el magnífico esfuerzo doctrinario y operativo de insertar a Venezuela y a sus universidades en la sociedad de la información y el conocimiento del siglo XXI.

Cuatro nuevas acciones de lesa universidad complementan y se agolpan ante la sociedad civil universitaria que en su abrumadora mayoría es democrática: La asignación presupuestaria 2015 que conduce inevitablemente al conjunto de Alma Mater autónomas a la “inviabilidad académica e institucional”, el execrable delito de retener las divisas para cerca de 200 profesores becarios universitarios en el exterior, la condena tribunalicia al degredo de nosotros los profesores jubilados al no permitir que todo el profesorado tenga los mismos derechos salariales, y el no reconocimiento de las Normas de Homologación, las deudas por incrementos salariales no honrados desde el 2005 y la cancelación en el 2015 de nuestros salarios con escalas de 2013.

 Sólo la participación y la resistencia activa de las comunidades desde nuestros campus universitarios podrán enfrentar la traición oficialista. El abordaje gremial ha de cambiar para innovar. Refundar la República exige una universidad autónoma y emprendedora.