• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alicia Freilich

Leopoldo López gana en el PSUV

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Leopoldo López ya no necesita defensores ni propaganda para liderar a la disidencia venezolana que lucha contra la dictadura chavista. Poco a poco, en forma sostenida, primero por órdenes del paracaidista comandante  Hugo Chávez quien lo despojó de sus derechos políticos hasta el momento  actual cuando es preso de Miraflores ya condenado por el presidente ilegítimo y sin derecho a un verdadero  juicio como ordena la Constitución Nacional.

Cada paso que durante quince años ha dado este desgobierno para neutralizar  y ahora  destruir  a la emergente dirigencia de Leopoldo López ha sido la radiografía más clara de los métodos estalinistas caribeños. Desconocer  y reactivar  procesos judiciales anteriores que nunca pudieron determinar culpabilidad alguna en las forjadas acusaciones, la constante descalificación a su persona por su origen familiar  tan burgués como el de Jose Vicente Rangel por cierto quizás menos transparente que el de Leopoldo López, el seguimiento paranoico a cada una de sus gestiones en la Alcaldía de Chacao y a cada palabra pronunciada en cualquier sitio, ese programa persecutorio tan natural en la Rusia zarista, bolchevique y neo-soviética de Putin sembrado en la Cuba castrocomunista, en fin, el fascismo rojo en sus detalles mas relevantes, siniestros y ocultos, se han manifestado  a lo largo de este tropical proceso kafkiano.  

El resultado está a la vista. Mientras la oposición partidista busca cerrar etapas electoralistas y crear una nueva estrategia  que exprese cabalmente y sin temor el rechazo del país a una tiranía vendepatria motorizada  desde Cuba, el PSUV se retuerce en un interno combate estrictamente  boliburgués. Por una parte están los  militares  enriquecidos del cogollo, rojos por fuera pero prácticos en viejas taras de la derechista corrupta barbarie  uniformada y por la otra, con la antigua izquierda fracasada y resentida, hoy  lacayos  voluntarios de la isla imperial.

Si no resultara tan dramático este momento por la tragedia del país casi totalmente destruido en su productividad, sería un buen tema para comedia seria. Pero la masa no está para bollos y como siempre ha ocurrido en la historia política venezolana desde el siglo pasado, la procesión  va por fuera y la reencarnación crece desde adentro. Incluso los nini, los indiferentes o quienes nunca han sido simpatizantes ni seguidores de Leopoldo López, ahora convertido en mártir por el PSUV, lo acompañan en todas las formas de solidaridad aún posibles dentro de esta gran prisión que es Menezuela. Porque la esclavitud forja reacciones adversas grupales finalmente  representadas  en una imagen  de la víctima total, esa que por paradoja, es sacralizada  desde el poder por  su  brutal torturador.

Resulta pues que por ahora, el único punto coincidente en el partido pseudo socialista, pseudounido de la pseudo Venezuela, es la figura de un Leopoldo López victimizado y crecido, en franela, blue jean y micrófono de mano  llamando a ejercer el derecho constitucional a la protesta ciudadana y  solo por eso sus carceleros  le tienen tanto miedo.

Cuando los salvajes sienten pánico son más bestiales y los supuestos débiles se vuelven criaturas más atentas,  resistentes y unidas. Es ley en la selva.

alifrei@hotmail.com