• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sentido de cualquier teoría social o política tiene por vocación mostrar hacia dónde deben apuntar las prácticas sociales y, a su vez, caracterizar y describir las prácticas de los sujetos en circunstancias y momentos específicos. Hemos coincidido con afectos o no al Presidente en la importancia de la discusión de lo que se entiende por izquierda hoy. El amigo Jesús Puerta, en artículo publicado en este espacio, establece una especie de cuestionario donde la respuesta afirmativa o no, ubica a la persona en una corriente de pensamiento específica. Obviamente, lo entendemos como una ironía del amigo y no como una propuesta en serio. Quizás, lo más importante que él deja ver, sutil pero contundentemente, es el espíritu de crítica al poder como una sensibilidad de aquellos que están en las filas de la izquierda. Esa posibilidad de decir No. Negación de lo existente, voluntad de ejercicio emancipatorio, la no aceptación de la verticalidad y una asunción de prácticas en redes. Todo eso me parece un asunto muy importante.

Exquisito me parece el texto de Negri a propósito de comprensión de la multitud; comparto plenamente la asunción de lo que llama Rigoberto Lanz una especial sensibilidad ética, estética y política para enfrentar todo poder, su oposición a toda asunción posmoderna light, avalando, por el contrario, un pensamiento crítico radical. Incluso, puedo ir más allá, me parece sustancial, interesantísima y que comparto la noción de Redes como movimiento de movimientos que describe Juan Barreto en el libro Izquierda, donde hay ese conjunto de autores inaplazables en la discusión contemporánea. Comparto plenamente la crítica de Javier Biardeau a la izquierda estalinista y su mirada emancipatoria de las comunidades. Pero… Queridos camaradas, camaraditas, todos esos conceptos, esas miradas, no los podemos discutir sin referentes empíricos concretos. Mi pregunta: ¿cómo es el ejercicio del poder del actual Gobierno?... Antes de que empiecen a mirar a la oposición, les diría: partamos del supuesto de que toda la oposición. Toda, todita, toda es de derecha y está entregada a los más oscuros intereses del imperialismo yanqui. Listo.

Ahora bien, yo los invitaría a todos que hagan un ejercicio público, en sus artículos, a evaluar una práctica concreta que es consuetudinaria del partido de gobierno, les colocaré un ejemplo, pero creo que llenaría doscientas páginas de ejemplos similares. Es un espejo que se multiplica en un gran laberinto. Les invitaría a que caractericen al estilo del test de Jesús Puerta, dónde ubicaríamos a estos señores. Pero más allá del test Puerta, porque esas respuestas serían muy fáciles de responder, los invitaría a pensar las consecuencias sociales y políticas del lenguaje y las prácticas sociales del partido de gobierno. Para no seguir con generalizaciones vagas.

23 de noviembre 2012. El Nacional. Página en la que están los asuntos de la política nacional, Nación. Locutor principal, Diosdado Cabello, hombre clave del poder. Vicepresidente del PSUV; los generales activos son de su promoción y dirige la Asamblea Nacional. Él dice: “Leopoldo, apureño de corazón. Ese símbolo es de lealtad a Chávez, y ese caballero no le ha sido leal al presidente Chávez”. ¿Por qué es desleal? Corriendo lo dice: “Porque si fuera leal al presidente Chávez estaría apoyando aquí a Ramón Carrizález”. En lógica del test de Jesús Puerta sigue el jerarca hablando: “Lo de Leopoldo Estrada no tiene vuelta atrás y no tengo duda de que está abrazado con el proyecto de la derecha, y tendría Leopoldo que renunciar a su candidatura y decirle al pueblo que él no quiso traicionar al Presidente Chávez”.

Frente a la interpelación de los periodistas donde intentan recoger lo que dicen algunos, ahora traidores, de la derecha, del Partido Comunista es que esa es una imposición. Nuestro sabio jerarca explica cómo debe ser la práctica política de los revolucionarios de izquierda, colocándose él como el ejemplo a seguir: “Mi jefe político es Chávez, y yo en la política no hago nada en contrario a lo que haga el Presidente, y Carrizález es el candidato de Chávez y mi candidato”. Les coloco una frase de sustento del militar Cabello: Chávez es el pueblo, el corazón de la patria. Explíquennos, pues.