• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

S:D:B Alejandro Moreno

¿Ladrarán?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Fieras salvajes, vengan a comer; fieras todas de la selva: que los guardianes están ciegos y no se dan cuenta de nada, son perros mudos incapaces de ladrar, vigilantes tumbados, amigos de dormir, son perros con un hambre insaciable, son pastores incapaces de comprender; cada cual va por su camino y a su ganancia, sin excepción” (Is.36,9-12).

El ladrido de Francisco retumbó en el mundo entero: “El 26 de junio próximo se celebrará el Día de las Naciones Unidas por las Víctimas de la Tortura. En esta circunstancia reitero la firme condena de cada forma de tortura e invito a los cristianos a comprometerse para cooperar en su abolición y apoyar a las víctimas y a sus familias. ¡Torturar a las personas es un pecado mortal! ¡Un pecado muy grave!” ¿Tenía los ojos puestos en Venezuela?

Aquí se desataron las fieras salvajes de la tortura y la violación de los derechos humanos más fundamentales y todo ejecutado de manera fría, sistemática e inmisericorde.

Me llamaron a San Cristóbal y allí estuve. Me encontré con el dolor, el miedo y la justa ira de los mancos, tuertos, de los vejados en lo más profundo de su dignidad, losviolentados y los reprimidos.

Lo han dicho y denunciado las más serias ongs; no los perros mudos y guardianes ciegos.

"Hemos vistos golpes, fracturas de cráneo, fisuras de costillas y disparos de perdigones a quemarropa. Ya eso es común para nosotros”.

Según las cifras de estas organizaciones, la represión a manifestantes en protestas aumentó 485 % en comparación con años anteriores, mientras que los lesionados y heridos aumentaron 270 %. "Existe un patrón de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) en cuanto al maltrato a quienes protestan (…) Hablamos de un patrón de tortura porque las actuaciones lascivas y humillantes son muy similares en al menos 19 estados”. “Se está utilizando la justicia como arma de humillación”.Son declaraciones del Foro Penal cuyo portavoz, el abogado Alfredo Romero,presentó, ante la Corte Internacional de La Haya,194 casos de tortura a los detenidos, contra los cuales también Provea registró 157 de lo mismo y de tratos crueles.

Bastante más de tres mil han sido hasta ahora las detenciones de estudiantes, varios de los cuales fueron a parar a cárceles entre delincuentes comunes.

Las estadísticas de la Red de Apoyo demuestran que la impunidad reina en todo lo relacionado con torturas, pues “prácticamente ninguno de los acusados por estos crímenes está tras las rejas”.

El gobierno se inventa una Comisión de la verdad, cuyo objetivo, en la opinión del Foro Penal,"no es hacer justicia sino esconder las torturas, los tratos crueles e inhumanos y degradantes, las detenciones arbitrarias y la sistemática agresión contra los manifestantes”. Callar, acallar, encubrir. Lo experimentamos todos los días. Esta violencia sigue igual cada vez que hay una manifestación, en Caracas, en Valencia, en Ciudad Guayana, en San Cristóbal, en cualquier otra ciudad.Violencia en las mentes también. Así, hemos oído sugerir fusilamientos y feroces expresiones salvajes como las de un gobernador en referencia a sus opositores: “distan mucho de ser seres humanos”.

Ladran las organizaciones libres del país; callan los pastores y sus perros guardianes o sus voces y ladridos son apenas audibles y al viento.“Las fieras todas de la selva” tienen campo abierto para comer y devorar. Y lo hacen. El rebaño necesita escuchar claras llamadas, fuertes ladridos; los estudiantes ayunana las puertas de las iglesias esperando que sus pastores no se merezcan la condena de Isaías en nombre del Dios del “derecho y la justicia” (Jer. 9,23).

 ¿Ladrarán, o habrá que llamar a Francisco?

ciporama@gmail.com