• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Luis Giusti

Siria y el mercado petrolero

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de meses de presiones alcistas en el mercado petrolero, derivadas de un potencial conflicto bélico en Siria resultante de la presunción del uso de armas químicas contra la población por parte del gobierno de Bashar al-Assad, actualmente ha quedado claro que no habrá intervención militar en ese país en el futuro previsible. El mercado petrolero ha reflejado las fuerzas que han venido actuando, y así vemos cómo después de elevarse hasta más de 117 dólares por barril, el precio del crudo Brent ha regresado en días recientes a 108 dólares/barril.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, había encabezado fervientemente una propuesta de acción militar, declarando que su gobierno había concluido que el Gobierno de Siria ha dado muerte a cientos de civiles usando armas químicas. Sin embargo, frente a una posición menos beligerante de sus principales aliados, el Reino Unido y Francia, Obama decidió tomarse su tiempo para dar oportunidad a que el Parlamento británico se pronunciara. Pero la cámara británica votó en contra de atacar Siria, aparentemente dando credibilidad a muchos reportes de que la cúpula del Gobierno Sirio no habría ordenado los ataques.

Sin embargo, Obama no abandonó del todo su posición, invocando los protocolos de Ginebra que prohíben claramente el uso de armas químicas, lo cual en su opinión justificaría la acción militar aun sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU. Para el Presidente de Estados Unidos los acontecimientos se tradujeron en una situación diplomática muy difícil. Aunque en un mensaje televisado trató de persuadir a su país del costo ético para Estados Unidos de no intervenir militarmente en contra de Siria, no tuvo éxito. En efecto, tanto el Congreso como la población rechazaron mayoritariamente su propuesta. Pero en el mismo discurso apeló a la mano que el día anterior le había extendido Vladimir Putin. La propuesta del presidente Ruso de una solución convenida entre las partes, apoyándose en la ONU, consistió en que el Gobierno Sirio entregue su arsenal de armas químicas.

El procedimiento convenido entre los cancilleres John Kerry y Sergei Lavrov se apoya en una inspección a cargo de expertos internacionales, quienes harían un inventario completo del arsenal y determinarían la manera de destruirlo. Estados Unidos y varios otros países manifestaron su escepticismo acerca de las buenas intenciones del Gobierno sirio. Con su intervención Putin le quitó el peso y el costo de la decisión a Obama de los hombros. El proyecto arrancó elogios entre casi todos los actores en el conflicto sirio. En primer lugar lo celebró el ministro del Exterior de Siria, Walid Muallem, así como también el Gobierno de Irán, su mejor aliado. La Unión Europea y la Liga Árabe, dos de los mayores detractores de Al-Assad admitieron que podría funcionar, y hasta Israel fue moderadamente optimista, aunque previno acerca de tácticas dilatorias por parte del Gobierno sirio.

Aunque las aguas parecen haberse calmado, se mantiene un gran escepticismo en Washington, no solamente en cuanto a la apertura de Siria a una honesta inspección, sino en cuanto al papel de Putin como partero efectivo del proyecto. Expertos consultados, quienes cumplieron labores de inspección en Irak cuando Saddam Hussein, opinan que la misión en Siria tardaría meses y tal vez hasta años, en especial en medio de la guerra civil que vive ese país.

No obstante que una intervención militar ahora luce remota, no puede desecharse el potencial de extensión e internacionalización de la guerra civil en Siria, lo cual también ha contribuido a la volatilidad del mercado petrolero. Se manejan escenarios de problemas de transporte y daños a la infraestructura, y en el más largo plazo hasta posibilidades de que el conflicto se extendiera a Arabia Saudita, con severas implicaciones globales. No cabe duda de que el Medio Oriente es una caja de sorpresas. Al iniciarse la “primavera árabe” era muy difícil predecir todo lo que hoy estamos presenciando.