• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Diario de las Américas Editorial

Justicia para Leopoldo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En un país democrático, el brazo judicial se desempeña en la defensa de sus ciudadanos.

Por eso, el abogado del opositor político y preso desde el 18 de febrero, Leopoldo López, sostiene hoy en nuestro diario que si en Venezuela hubiera Justicia, debería ser liberado.

Ojalá fuera así y finalmente este líder pueda volver a disfrutar de un derecho que se le ha negado arbitrariamente simplemente por luchar por la libertad en su país.

Sin embargo, y dados los antecedentes y muestras autoritarias provenientes cada día desde el gobierno de Venezuela, a nadie le sorprendería que permanezca tras los barrotes.

Porque Nicolás Maduro se ha servido, como su predecesor y admirado mentor, Hugo Chávez, de las herramientas que el sistema judicial le ofrece no sólo para imponer y afianzar su ideología sino para acabar con cualquier atisbo de oposición.
No sería extraño, pues, que la audiencia preliminar que hoy se celebra en un juzgado de Caracas se volviera a posponer o que se alargara durante más de un día, como el abogado de Leopoldo teme.

Con la liberación de Leopoldo López, Nicolás Maduro tendría la oportunidad de mostrar a su país y al resto del mundo que sus intenciones al iniciar el diálogo con la oposición eran sinceras.

Pero poco se puede esperar de un personaje tan siniestro, al que no le ha temblado la mano a la hora de reprimir a sus propios ciudadanos y a los que tiene sometidos a las penurias diarias derivadas directamente de sus propias decisiones.
Si finalmente es liberado, será una gran noticia pero eso no significará que Maduro se haya reconvertido en un demócrata.
Antes al contrario: habría que seguir exigiendo un escrupuloso respeto a las normas democráticas básicas, por lo que junto a Leopoldo deberían también salir el resto de presos políticos.