• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Freddy Lepage

"Invisibilizar" a Capriles

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No cabe la menor duda de que el Gobierno de Maduro hace todo lo posible -utilizando cualquier mecanismo a su alcance- para minimizar la presencia de Henrique Capriles en los medios de comunicación, sean estos impresos o radioeléctricos.

La firme postura de Capriles, en cuanto a la denuncia -en el plano nacional como en el internacional- sobre la ilegitimidad del presidente designado por el complaciente y pícaro CNE, sin lugar a dudas ha hecho mella en la actuación del régimen. A ello, habría que agregarle el pobre desempeño de Maduro al frente de la primera magistratura que, a juzgar por los hechos, le queda grande.

La popularidad de Maduro se encuentra, en el mejor de los casos estancada. Pero, otros sondeos de opinión dan cuenta de una caída preocupante para una administración que se inicia con tantos problemas sin resolver y, peor aún, estos se agravan sin que se asome solución alguna. La estrategia de correr la arruga no da para más. La gente se cansa de tanta vocinglería hueca en nombre de una patria que se desdibuja entre los dedos incapaces de quienes detentan el poder.

El margen de maniobra se reduce al correr de los días. Eso de imitar a Chávez no ha dado resultado, sencillamente, ninguno tiene el carisma, la oratoria, ni la capacidad histriónica ni dialéctica del creador de la revolución bolivariana. Vistas las cosas así, el cuadro de gobernabilidad se complica. A ello habría que sumarle las rivalidades intestinas que brotan entre los grupos e individualidades que compiten por el poder y herencia chavistas.

Maduro no la tiene fácil. Viene de una reñida y cuestionada elección en el marco de una debilitada economía, caracterizada por una brutal depreciación del bolívar(con su consecuencia perversa de la más alta inflación de Latinoamérica, más del 6% solamente en el mes de mayo), que podría derivar en una hiperinflacióncatastrófica. Amén del desabastecimiento y escasez delos productos básicos y alimentos de la dieta diaria. Ingredientes detonantes para el malestar social.

Ahora bien, ante este difícil panorama, las exigencias de Capriles de recontar los votos manualmente no han sido cumplidas por el ente comicial, más bien,socarronamente, hicieron una payasada de revisión de las papeletas que quedó, precisamente, en eso: una ridícula bufonada, carente de toda credibilidad ante la opinión pública. Igualmente, las impugnaciones de Capriles y la MUD ante el Tribunal Supremo de Justicia tampoco han obtenido respuesta distinta a la de un mutismo burlón para evadir la responsabilidad.

El burladero mediático de Maduro y sus “compinches”, entonces, ha sido buscar silenciar a Capriles y sus planteamientos tal como lo señalé al principio, mediante la compra de televisoras como Globovision y la adquisición de medios impresos como la Cadena Capriles, por boliburgueses, que tantos réditos y negociados han recibido. Favor con favor se paga. Amén de lograr la autocensura de tantos otros por intermedio de amenazas veladas y, a veces, no tan veladas.

Ante este árido cuadro, Capriles tiene frente a si el reto de romper este cepo mediático para comunicarse con los venezolanosde manera directa y efectiva. Hasta ahora las redes sociales y los medios internacionales han resultado de gran apoyo, pero también tiene que incluir un cambio de estrategia en cuanto a los temas a tratar y el contenido de los mismos. De esto depende, en buena parte, su presencia y vigencia, indispensables, para continuar en la lucha titánica, histórica, de recuperar la democracia para todos sin excepción. En dos palabras no dejarse “Invisibilizar”, pues. Para ello cuenta con la ayuda de millones de ciudadanos que lo respaldan sin mirar para atrás.