• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Antonio Ledezma

Inventando culpables

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La inseguridad sigue campante, no solo en Caracas, toda vez que este drama tiene dimensión de “pandemia” nacional. El pasado fin de semana, sumando los dos domingos del mes que cursa, ocurrieron 48 muertes violentas nada más en la capital del país. Esto produce un resultado escalofriante: 153 cadáveres ingresados en la morgue de Bello Monte en lo que va de mes. Ya se oyen a los voceros del gobierno balbuceando excusas, pretextos y borroneando gráficos para inventar “culpables” de un problema que tiene su real causa en la impunidad que reina en Venezuela.

El virus chikungunya se expande por Caracas y otras zonas del Distrito Capital, así como los estados vecinos (Aragua, Vargas, Guárico y Carabobo), los más afectados de Venezuela, que hasta ahora reportan 152 casos de la enfermedad. Lo han reconocido los propios jerarcas del Ministerio de Salud. ¡Eso era lo que nos faltaba! Junto al dengue, que viene haciendo de las suyas en todo el territorio nacional, se nos presenta otra amenaza de alto impacto para la salud de la ciudadanía. Esta situación se complica con la interrupción del servicio de agua potable, o dicho de otra manera, la escasez de agua limpia potencia o propaga estas enfermedades. ¿Serán capaces de presentar a algún supuesto conspirador que cría estos mosquitos?

Otro tema es el del contrabando. Ahora resulta que la escasez de comida o medicamentos, repuestos, etc., es obra de la “guerra económica” que conspira contra el régimen. ¿Van a seguir con ese cuento? El gobierno tiene que saber quiénes son los que llevan años manejando ese “negocio” por los caminos verdes.

Y sigue la violencia represiva contra los trabajadores de las empresas básicas en Guayana. Lo ocurrido este lunes en el estado Bolívar fue sencillamente grotesco. Los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana intentaron disuadir la protesta con “gas lacrimógeno y plomo, y del bueno”. ¿Ese es el diálogo de la paz que nos vendieron en abril? ¿Qué pasó con Maduro y su origen obrero? ¿Inventarán que esta violencia es ficticia, que es un ardid de la oposición perversa?

Pero la represión es una política de Estado. Por eso no se paran a la hora de seguir comprando armas de guerra, adquiriendo nuevos equipos antimotines. No resulta extraño que Maduro continúe su galopada armamentista. En lo que va del año, el gasto en Defensa ocupa el quinto lugar en prioridades, por encima de otros 36 ministerios y organismos, con un presupuesto de 35.000 millones de bolívares (16 millones de dólares), publica Infobae. El gobierno sabe que está metido en un callejón que ellos mismos construyeron, tienen que aplicar medidas antipáticas e impopulares que acarrearán más inflación, devaluación y por lo tanto un profundo malestar en la ciudadanía. Esto no es invento de nadie y tiene un culpable con dos caras: incapacidad y corrupción.

@alcaldeledezma