• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Intelectuales solidarios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo de intelectuales de gran relevancia, extranjeros en su inmensa mayoría, han elevado su voz ante la situación de Venezuela. Se han conmovido por los atropellos del gobierno bolivariano y han redactado un comunicado en el cual llaman la atención sobre la crisis que vivimos debido a las acciones alevosas y perversas de quienes se han adueñado del país para hacer lo que les parece con la ciudadanía y con los bienes públicos y privados.

El gobierno no tardará en calificarlos de fascistas o de asalariados del imperialismo, si no lo ha hecho todavía, pero la sociedad está en deuda con su solidaridad.

Detengámonos en los nombres de algunos de esos autores que ven por nuestros problemas y que llaman la atención del mundo en búsqueda de salidas efectivas y legales. Son figuras como Mario Vargas Llosa, Fernando Savater, Jorge Edwards, Antonio Muñoz Molina, Javier Cercas, Gabriel Zaíd y Enrique Krauze, quienes han deslumbrado con sus letras a los lectores de todo el mundo.

A su lado, venezolanos eminentes y de obra digna de encomio, como Rafael Cadenas y Moisés Naím. Nadie les puede regatear brillantez a sus plumas, ni profundidad a sus ingenios capaces de hacer de la literatura y de las faenas del pensamiento motivo de orgullo.

Pero no solo importan por su creatividad, sino también por sus compromisos con las causas de la justicia y la democracia. Han estado presentes en las luchas frente a las dictaduras y la prepotencia de los poderosos en cualquier latitud que haya necesitado su compañía. Han luchado en los tribunales de sus naciones por la libertad de los perseguidos, y participado en manifestaciones multitudinarias contra las persecuciones, tanto en Europa como en América Latina.

Representantes notables de la literatura y de la ensayística, también son protagonistas de las luchas de los pueblos contra el despotismo. De allí la trascendencia del documento que hoy publican sobre la crisis venezolana.

Destacan un punto que les parece relevante: los chavistas consideran a Venezuela como su propiedad, como una hacienda heredada del comandante muerto sobre cuyos objetos y habitantes pueden hacer lo que les venga en gana, sin consideración de las leyes ni de los intereses de la colectividad.

Les preocupa el destino de un país que depende del capricho de una camarilla que actúa partiendo de sus exclusivas necesidades.

Tal es el argumento que les sirve de plataforma para la redacción del comunicado cuya importancia es evidente por la calidad de quienes lo suscriben y por la trascendencia del mensaje que divulgan.

También se detienen en los nombres de los políticos perseguidos injustamente, como Leopoldo López y Teodoro Petkoff, y en la represión contra el movimiento estudiantil y contra la oposición en general, para describir un panorama capaz de conmover a propios y extraños. En Venezuela la lucha contra el despotismo no está sola, por consiguiente. Al contrario, cuenta con lúcidos compañeros de viaje.