• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Guillermo Martínez

Insulza imita a Nerón

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace siglos, cuenta la historia, el emperador romano Nerón tocaba el violín mientras Roma era consumida por un incendio. En estos días el secretario general de la Organización de Estados Americanos José Miguel Insulza hace algo parecido. Él habla, habla y vuelve a hablar mientras Venezuela arde con las protestas estudiantiles en contra del presidente Nicolás Maduro.

Hace semanas que los estudiantes venezolanos y casi la mitad de la población del país protestan por el mal gobierno de Maduro. Ellos piden que la Organización de Estados Americanos investigue los abusos que comete la Guardia Nacional Bolivariana al reprimir a los estudiantes. Pero Insulza se niega a hacerlo. 

Las protestas de los estudiantes y cientos de miles de venezolanos ocurren al caer la tarde todos los días. Ya hay por lo menos18 muertos, una de ellas una reina de belleza. Todos víctimas de la brutal represión de la Guardia Nacional Bolivariana. 

A la OEA se le ha achacado que es poco más que una sociedad en donde se debate en forma incansable y no se llega a ningún acuerdo. Hoy si siquiera hacen eso. Ahora hay que oír a Insulza hablar y explicar por qué él no cree que la OEA deba de inmiscuirse en los asuntos de Venezuela.

Sus comentarios tienen poca importancia. Casi nadie le hace caso porque habla mucho y dice poco. El veterano político chileno no entiende que la OEA tiene que abogar en defensa de los estudiantes que son víctimas de la represión burda del régimen de Maduro. Hace tiempo que debía haberlo hecho. Pero Insulza cierra los ojos y no ve nada. 

No defiende los derechos humanos, pero no para de hablar.

El 14 de febrero Insulza condenó la violencia en Venezuela y le pidió a los dos bandos que “evitaran nuevas confrontaciones que podrían agravar la situación existente" lo cual podría traer como consecuencia "nuevas víctimas". 

Pero los estudiantes y el pueblo venezolano no pueden seguir viviendo bajo un régimen que ha llevado a que Venezuela, rica en petróleo tenga la inflación más alta del continente -que ya pasa de 56% al año-. La violencia en las calles de las ciudades de Venezuela es enorme y faltan productos de consumo tales como el papel higiénico y la leche. 

El gobierno ha robado tanto que no tiene divisas para importar los productos de primera necesidad que el pueblo necesita. Insulza, bien; él sigue hablando. El 19 de febrero le pidió al “gobierno que no usara la violencia en contra de los manifestantes y que controlara a los grupos de apoyo a la GNB”. 

Eso sí, Insulza lo dijo con toda energía. Ocho días después escribió un artículo. “Hasta ahora no somos testigos de que las conversaciones en busca de la paz hayan comenzado, que parece que las dos partes están sordas e insisten en seguir en una actitud de confrontación. Esto sólo aumenta el antagonismo que crece día a día, con lo cual aumenta el número de muertos y heridos. Nadie quiere eso. Eso no es lo que quieren los venezolanos ni lo que queremos los que vemos de lejos los disturbios en un vecino país”. 

Eso dijo Insulza en un artículo publicado en El País de España. Dejó claro que la OEA no iba a intervenir en los asuntos internos de Venezuela porque la crisis “ha sido creada por fuerzas del exterior y no puede resolverse desde afuera”. 

Mientras Insulza habla y escribe, Leopoldo López, uno de los organizadores de las protestas continúa encarcelado. Él mismo se entregó a las autoridades. 

Pero de eso, de López, Insulza no dice ni jota. 

Cuando miembros de la OEA propusieron una reunión del Consejo Permanente de la misma, Insulza vaciló, dándole la oportunidad a que el Gobierno de Venezuela le buscara una salida airosa. El 26 de febrero Roy Chaderton, el embajador de Venezuela ante la OEA dijo que al único país que le competía en llamar a dicha reunión era a Venezuela. Y que Venezuela no está interesada en que ese organismo se reuniese. 

Para Insulza eso fue palabra santa. 

Pero quedan por contestar unas preguntas elementales. 

¿Cuál es la razón por la cual el secretario general de la OEA evade las responsabilidades del cargo? ¿Es porque Insulza es incompetente o porque simpatiza con el Gobierno venezolano? 

Insulza no es incompetente. Él fue un importante político socialista en Chile. Tuvo puestos importantes y hasta llegó a pensar que podría aspirar a la presidencia de su país. Así que incompetente no es. Pero si es un simpatizante del socialismo que gobierna en Venezuela. Y esto le impide hacer su trabajo como secretario general de la OEA.