• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Elsa Cardozo

Inocultable

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1. La inasistencia del presidente Maduro a la Asamblea General de las Naciones Unidas contribuyó a llamar la atención sobre hechos que evidencian la contraproducente continuidad de una política exterior de divorcio entre el régimen que se pretende irreversible, el país que se derrumba y las circunstancias internacionales en las que decrece su margen de credibilidad y maniobra.

2. La denuncia de no autorización de sobrevuelo del avión presidencial sobre Puerto Rico sirvió para difundir que, una vez más, el avión utilizado no era la costosa aeronave presidencial venezolana sino una de Cubana de Aviación por cuyo uso se pagan buenos dólares, como todo lo que viene de La Habana. Al reclamo sobre la supuesta negación de visas lo siguió la noticia de que la comitiva incluía a dos centenares de personas. Y todo eso ayudó a recordar que en cinco meses el presidente se ha ausentado a razón de una semana mensual, cada una a un costo que ronda medio millón de dólares, según las cuentas que meticulosamente lleva el diputado Carlos Berrizbeitia.

3. Al justificar la suspensión de su comparecencia ante la ONU por un presunto complot de ex funcionarios del gobierno de Estados Unidos contra su vida, el Presidente no ha hecho más que revolver el expediente de acusaciones de magnicidio lanzadas al viento que, en cinco meses, ya alcanzan una docena. Cuando el tema de la obstaculización de su viaje por parte del gobierno de Estados Unidos fue llevado a una reunión de cancilleres de la Unasur en busca de solidaridad inmediata, resultó que "algunos países no compartieron el criterio" del denunciante, y varios asomaron el argumento de que el problema no estaba del lado de la diplomacia estadounidense.

4. En los últimos días el Presidente ha dado declaraciones sobre asuntos que no ha sido sustantivamente explicados ni mucho menos bien atendidos. Primero fue la expulsión de tres funcionarios diplomáticos de la Embajada de Estados Unidos en Caracas, que incluyeron a la Jefe de la misión, por supuesto apoyo a planes desestabilizadores y sabotajes eléctricos. Luego llegó su manifestación de sospecha de que la DEA tiene responsabilidad en el caso de los 1300 kilos de coca. Con estos ardides aumenta la visibilidad de las grietas en la gobernabilidad del país y sus verdaderos problemas de seguridad, que incluyen, entre otros muchos, la dependencia sin precedente de los petrodólares que llegan puntualmente de las ventas al imperio.

5. El oxígeno económico logrado muy parcialmente en China, lo fue a cambio de pesadas garantías que, con lo poco que se ha dado a conocer, han puesto en manos del gigante asiático sectores y recursos estratégicos para el desarrollo y seguridad de Venezuela. Y en otra grave incidencia que también desdice del recurrente rasgado de vestiduras por la soberanía, el anuncio del gobierno de Donald Ramotar sobre el inicio de exploraciones petroleras sobre nuestra proyección del delta del Orinoco, no ha producido la firme y formal respuesta gubernamental que amerita.

6. Eran otras las circunstancias cuando, con aplausos de ocasión y consecuencias menores, el presidente Chávez emplazaba al de Estados Unidos desde la tribuna de la ONU, invitaba a la flota rusa al Caribe, desafiaba las sanciones impuestas al régimen iraní, movilizaba la Alianza Bolivariana a su antojo y ofrecía cooperación petrolera y asistencia financiera a manos llenas. No hay cortina de humo que lo pueda ocultar.