• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Sergio Monsalve

Independencia Condicionada

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cine independiente de Estados Unidos nace de la crisis, a finales de los setenta y principios de los ochenta, cuando los estudios deciden ceder el control de sus proyectos a una nueva generación de productores, quienes imponen el modelo del blockbuster, bajo la inspiración de los éxitos de Star Wars, Encuentros Cercanos del Tercer Tipo y Fiebre de Sábado por la Noche.

Años después harán de “la franquicia” su gallina de los huevos de oro.Hollywood pierde la confianza en los autores de la contracultura ante el sonado fracaso de muchas de sus películas(Corazonada, Las Puertas del Cielo, Popeye, New York New York y Carga Maldita).Los republicanos vuelven a tomar el control de la Casa Blanca. Las mayorías se identifican con el discurso de rearme moral de la nación, tras el fiasco de Vietnam.

El optimismo, el infantilismo y el mea culpa dominan la oferta de la cartelera de verano. Rambo y Terminator son los íconos del momento. Las minorías esperan por la llegada de la diversidad. En tales condiciones adversas, surge una corriente de realizadores al margen de la industria(Tarantino, Rodríguez, Jarmusch, Smith, Van Sant, Soderbergh y los hermanos Coen). Desde allí, los jóvenes directores comienzan a rodar sus filmes experimentales, de arte y ensayo. Un Festival los dará a conocer al mundo: Sundance. La empresa Miramax los convertirá en un sistema de estrellas alternativo. Ganarán cuatro Palmas de Oro(Sexo, Mentiras y Video, Corazón Salvaje,Barton Fink y Pulp Fiction). Llenarán un vacío en la academia, al obtener una innumerable cantidad de premios Óscar.

Poco a poco, los  disidentes entrarán por el aro y asumirán las viejas costumbres de la meca, rodando con presupuestos abultados, cubriéndose las espaldas con el fichaje de actores de lujo, pero sin olvidar los temas y las formas comprometidas.No obstante, al cabo de dos décadas, la utopía de los outsiders se desplomará, a consecuencia de múltiples factores, como la estandarización de las piezas del movimiento, la depresión económica y la quiebra de varias empresas asociadas al gremio.Hoy la flema de los apocalípticos luce apagada y domesticada por el consenso de los integrados. Aun así, todavía quedan destellos de genialidad en el seno de la tendencia.A propósito de ello, cabe atender al llamado de la última edición del Festival de Cine Independiente de Estados Unidos, donde se pueden apreciar una selección de diez títulos.

En futuras entregas, buscaremos profundizar en las mejores cintas de la muestra.Por lo pronto, cerramos con algunas consideraciones generales sobre el ciclo. Predominan las apuestas genéricas, dentro del marco de la ficción. El drama, la comedia, el thriller, el musical y las propuestas corales acaparan el grueso de la grilla. La ausencia de documentales es notoria. La inclusión de un remake(Old Boy) resulta discutible, a pesar de contar con la firma de Spike Lee. Lo mismo aplica para The Counselor, más allá del crédito de Ridley Scott.

Por su lado, The Angriest Man in Brooklyn es un telefilme de un alcance menor. Cuenta la típica historia de tragedia y redención de un hombre al borde de la muerte. Posee un par de secuencias rescatables hacia el desenlace.Concluimos con la recomendación de los platos fuertes del menú:Nebraska, The Grand Hotel Budapest, Jersey Boys, Las Vueltas del Destino y Sobran las Palabras.Prometemos comentarlas por separado.