• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Llorens

Trampajaula militar galáctica

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un discípulo de Corazón de Mi Patria no puede creer en Carlos Marx, ni un marxista puede creer en Sai Baba, ni un beatón de Sai Baba puede creer en Corazón de Mi Patria, así que ubíquese Bigotón Pánfilo… y un mandatario no debe andar por el mundo hablando tonterías y proponiendo insensateces, como el establecimiento de vuelos directos Caracas-Moscú, Caracas-todas partes, especialmente cuando debe viajar en avión de Cubana (mosca con la soberanía) porque el Airbus presidencial no tiene capacidad para la catajarria de guardaespaldas, funcionarios y lambiscones (ojo con la austeridad) que lleva en cada gira. Un periodista guayanés le preguntó a Leopoldo Sucre Figarella, cuando era ministro de Obras Públicas de Raúl Leoni, si no estaba previsto llevar hasta Ciudad Bolívar una línea del entonces proyectado Metro de Caracas, y la respuesta que recibió fue escueta: ¡Animal!... y a eso se expone todo el que ignora su propia ignorancia.

Tampoco un mandatario puede andar intentando meter miedo a quien lo tiene mochileado (hay expresiones que merecen existir) a sabiendas de que su margen de maniobra es limitado; y no basta hablar de soberanía y patria para ser soberanista y patriota: cincuenta años de miseria y atraso ha vivido Cuba en nombre de ellas y ahora no sabe cómo deshacerse de una para garantizar la otra, siempre vinculada al desarrollo y a la prosperidad, cosas que la isla no tiene.  

En uno de los frecuentes arrebatos de ira que le dan durante las ridiculísimas sesiones de Gobierno de Calle (¿otro maníaco represivo en el poder?), esta vez disfrazado de indio, con corona de plumas a lo Johnny Depp en el papel de Toro, Bigotón Pánfilo anunció la instalación “en todas las montañas del oriente, en la cordilleras de la costa, en el llano y en las fronteras marítima y terrestre del país del sistema de armas antiaéreas más poderoso del mundo, para que jamás avión extranjero pueda entrar a hollar (palabra mal empleada) el sagrado cielo de la patria que, en adelante, será inexpugnable”… Cómo será de Pánfilo este inocente (o al revés) que le pone el visto bueno a semejante trampajaula militar, heredada de Corazón de Mi Patria y nieta de aquella guerra de las galaxias propuesta por Ronald Reagan, mientras Pdvsa se desmorona, el BCV quiebra, no hay dinero para pagar la deuda pública y el Gobierno vive de los sablazos con garantía de petróleo, mientras el pueblo contempla atónito cómo la comida vuela por el sagrado cielo de la de la patria sin posibilidad alguna de que aterrice.