• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Juan Barreto

Campo de lucha

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada vez que la derecha se queda sin argumentos apela a la manida tesis de acusar de ideológico a cualquiera. ¿Qué entiende ella por ideología?, o, más interesante aun, ¿qué entendemos nosotros por ideología, cuando a razón de ella se nos pretende descalificar? Sucede que en vez de darnos risa y atacar la discusión, muchos se ponen serios y se disgustan. ¿Será por nuestras carencias?

Para Marx, el asunto ideológico plantea una determinación que se expresa como campo de lucha por la apropiación de aquello que debe ser representado. Es decir, se trata del dominio de la lectura de lo real para imponer legitimidades alrededor de la verdad y, en correspondencia, establecer lo que debe ser dicho, lo que debe ser deseado y las formas de realización del deseo. O sea, establecer una hegemonía.

Este privilegio le corresponderá a la clase que asuma el poder, léanse bien: “la clase”, “el poder”, no “la élite”, no “el gobierno”. De eso hablaron los estoicos. La no ideología es una dimensión ideológica del pensamiento liberal-burgués y de su positivismo lógico, que lee a la ciencia y a la verdad como el producto de resultados exactos, como absolutos y como universales históricos.

Para mí, siguiendo a Laclau, la ideología es un campo de representaciones desde donde es posible tirar la barda lacaniana, es decir, un espacio-tiempo de saber-poder-subjetividad. Allí es posible fundarse para llenar de significado a los significantes vacíos y flotantes que hacen la realidad.

¿Podemos hablar de ideología ante una ecuación matemática? Claro que no, al menos no inmediatamente, pues las matemáticas son un juego de lenguaje que contiene sus propias soluciones y respuestas, por eso las computadoras pueden realizar cálculos, aunque por ahora no pueden pensar. Ante esto Lenin decía: “Siempre la pregunta más importante es: quién, para qué; es decir, quién da las órdenes, quién las obedece y qué se logra con eso”. ¿Historia no ideológica? ¿Geo­grafía no ideológica? ¿Un idioma y el lenguaje libre de manchas (ideológicas)? ¿Dónde? ¿Será ideológica la pretensión de la Iglesia Católica de hegemonizar el ámbito académico?

Hablemos de ideología entonces. Se va a la escuela por la misma razón que se ve TV. La educación es una máquina de propaganda, el problema es que la derecha solamente lee a Popper y cree que el único intelectual es Vargas Llosa, elección estúpida y por demás ideológica.


@juanbarretoc