• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alicia Freilich

Hugo Chávez vive

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

EN: El venezolano que padece maltrato, despojo y engaño desde los poderes Legislativo, Judicial, Electoral, estadal, municipal y parroquial, sumisos ante el Ejecutivo.

El insulto comunista y soez al disidente: traidor a la patria, escuálido, imperialista, caca, pitiyanqui, burgués, oligarca, derecha, que son  sinónimos de enemigo y basura.

La  sucursal venezolana del narcoimperio transnacional que sustituye al Estado de Derecho con sus instituciones democráticas.

Cualquier votación electiva para cargos públicos cuyos instrumentos, personal técnico, vigilancia y resultados están bajo control del oficialismo admitidos por la oposición formal.

Cada militar de cualquier rango que le dispara a un civil desarmado por obediencia a una orden superior, trastorno psiquiátrico y/o entrenamiento con permiso para asesinar a mansalva. Disparan primero sí, pero a manifestantes contra una dictadura, no como se hizo en los años sesenta contra armados terroristas castrocubanos.

Organismos policiales y de inteligencia preventiva cuyos miembros son uniformados con armas letales sin someterlos a previo examen para descartar enfermedades mentales, analfabetismo disfuncional, resentimiento social, antecedentes penales y otras graves patologías.

Escuadrones paramilitares urbanos, rurales y fronterizos equipados con armas de fuego por el gobierno como soporte de su arbitrariedad para reprimir derechos constitucionales.

Donde suprimen o limitan libertades básicas: de vida, expresión, propiedad, tránsito, protesta y diversidad.

Todo caos, conflicto y criminalidad grupal y comunitario de calle, cárcel, cuartel y cueva, que induce a la violencia mediante amenaza, espionaje, persecución, aislamiento, tortura y asesinato por ajuste y ajusticiamiento de origen, ejemplo y licencia gubernamentales.

Todas las acciones de matanza y pillaje que igualan delincuencia común y hamponato político.

La tenebrosa muerte del fiscal Danilo Anderson.

La pedagogía de todos los niveles que impone el culto sectario a la personalidad de figuras políticas, étnicas y/o religiosas.

El Ministerio de Educación confesando públicamente que la revolución necesita del pueblo ignorante para conservar el poder.

Donde se sufre por hambre, sed, inseguridad, epidemia, desempleo ruina, exilio, resultados de una  dirigencia militarista incapacitada, segregadora y corrupta.

El partidismo democrático que repite vicios, errores, clichés, bloqueando su renovación en el liderazgo generacional emergente.

Los silencios de cada creativo que omite dedicar su obra al ausente y cada vez más numeroso público de presos, expulsados y neutralizados.

El inmenso país-cementerio venezolano repleto de inocentes y libertarios.

Por eso y más, se  firma contra la  resolución ilegal “Padrino 8610” y por una urgente transición hacia la democracia, imperfecta pero reformable. 

alifrei@hotmail.com