• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Fernando Mires

¿Golpe militar en Venezuela?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Venezuela hay excelentes analistas políticos. Pero a ninguno sigo con tanto interés como a Teodoro Petkoff. Lo ameritan una larguísima experiencia, una probada sensibilidad política, y por cierto, un alto nivel de información. Por eso leí con suma preocupación su Editorial en Tal Cual del 17 de Octubre de 2013 titulado "Manu Militari" en el cual afirma que el Ejército, mediante la fundación de Cesppa (Centro de Seguridad y Protección a la Patria) se ha situado definitivamente por sobre el gobierno mediante un "golpe frío".



Gracias al Cesppa ha quedado claro que la política de Venezuela enfrenta un problema muy serio. Quizás el más serio de los últimos quince años. El Cesppa es un organismo militar anticonstitucional que pone bajo su tutela los ministerios del Interior, Justicia y Paz; de Relaciones Exteriores y de Defensa. Más todavía. Una junta militar decidirá cuanto y cuando deberá ser informada la opinión pública. Y por si fuera poco, el Cesppa determinará acerca de cuales informaciones deberán ser entregadas al propio Presidente de la República.



En otras palabras, El Cesppa es un "poder sobre el poder", una instancia supraestatal situada por sobre el Ejecutivo. Su cometido no es otro sino subordinar el poder político al militar. Razón por la cual deduce Petkoff: "El Presidente está literalmente en manos del Cesppa . Y con él todos nosotros, los venezolanos".



Si el consumado por el Cesppa es un golpe, se trataría entonces de uno de los más refinados de América Latina, tierra de golpes y golpistas. 

Lejos están los tiempos en que los militares bombardeaban palacios gubernamentales, llenaban de prisioneros los estadios, abrían campos de concentración y establecían centros de tortura. Hoy en cambio ha sido creado en Venezuela un gobierno militar situado por sobre las instituciones públicas, incluyendo la propia Presidencia de la República.



El Cesppa ha asumido el poder real reduciendo al gobierno a instancia puramente formal. En lugar de la "dictadura del proletariado" ha sido instaurada la "dictadura del militariado". Como en Irán, en donde el gobierno civil se encuentra bajo las instituciones religiosas, el de Venezuela -caso peor- ya se encuentra bajo las instituciones militares.

El Cesppa ha convertido el Estado político en un Estado militar. 
Eso quiere decir simplemente que la verdadera ley habilitante reside en manos del Cesppa. O lo que es igual, frente al Cesppa Maduro es un simple inhabilitado.
 Por supuesto, el de Chávez también era un gobierno militar. La mayoría de los puestos decisivos estaba en manos militares. La ideología de gobierno era militarista, no política. El lenguaje de Chávez, aunque no tanto como el de Maduro, era un lenguaje militar. 
Chávez mismo era militar. Pero no sólo era eso. 

El gobierno de Chávez era, además, un gobierno popular.



La legitimidad de Chávez no provenía de las armas sino de las masas que lo apoyaban. No es el caso del gobierno de Maduro. 

Con Maduro cambió definitivamente el carácter del gobierno chavista. En lugar de ser el del primero un gobierno populista militar paso a ser simplemente un gobierno militar. Así, a secas. Del antiguo populismo solo quedan frases sueltas, paganas ceremonias mortuorias, ritos patrioteros, falsos remedos, y muy poco más.



Maduro tenía con la exigua y dudosa mayoría que alcanzó el 14A dos posibilidades. La primera, concertar un dialogo, si no con toda la oposición, por lo menos con parte de ella. La segunda, seguir los llamados del sector más radical del chavismo. Evidentemente intentó sin éxito la primera al establecer contacto con Lorenzo Mendoza, este último en representación informal de fracciones del empresariado venezolano. Con el nombramiento del pragmático Merentes en contra del fundamentalista Giordani, Maduro pareció, además, inclinarse por soluciones destinadas a controlar la crisis económica desatada por Chávez. Pero de modo paralelo Maduro trataba de contentar al núcleo duro del chavismo, embruteciendo al máximo su ya, de por sí, brutal lenguaje. De esta manera Maduro cerró las posibilidades de dialogo. Víctima de sus vacilaciones no fue capaz de iniciar un "gran viraje". ¿Le faltaron fuerzas, personalidad o simplemente agallas? A estas alturas, el tema ya no tiene importancia. 

De nada servirá a Maduro después de la toma del poder del Cesppa, con una habilitante corruptamente adquirida, controlar a un Parlamento que de hecho controlaba.

De nada le servirá tampoco "meter preso" a Capriles, o a López o a quien sea, con el objetivo de provocar una rebelión popular y dar paso definitivo a una intervención militar, posponiendo las elecciones del 8D que tanto lo amenazan. Suceda lo uno o lo otro, Maduro solo será un simple mayordomo del palacio militar. Si es que ya no lo es. Eso bastará sin duda para que Insulza y otros invertebrados de la OEA apoyen al nuevo gobierno militar venezolano. 


Afortunadamente, la mayoría de la oposición democrática venezolana ya ha advertido el peligro. Henrique Capriles ha reiterado continuamente su oposición a todo golpe de estado, venga de donde venga. ¿Será esa la razón por la cual Cabello quiere "meterlo preso"? Todo así lo indica.

 Transformar las elecciones del 8D en una rebelión democrática y popular sin que dejen de ser elecciones, es el difícil camino emprendido por la MUD y Capriles. ¿Lo lograrán? Algunos candidatos ya están llamando, en buena hora, a detener al golpismo a través de la campaña electoral. Es sin duda la tarea más importante del momento. Mucho más, por supuesto, que discutir sobre la nacionalidad de Maduro.



Queda todavía la esperanza de que chavistas opuestos a una salida militar –si es que los hay- hagan oír alguna vez su voz y establezcan en ese punto –solo en ese punto- una convergencia mínima con sectores de la oposición democrática, una destinada a cerrar el paso al golpismo, sea antes o después del 8D. Después de todo, quienes estuvieron en el 2002 en contra del "carmonazo" no tienen ninguna razón, ni moral, ni lógica, y mucho menos política, para estar en 2013 a favor del "cabellazo", del “madurazo”, o simplemente de un mero cuartelazo.