• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Claudio Nazoa

Globo sin visión

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En medio de este caos, cualquier cosa es posible. Todos estamos en peligro de ser, por decirlo decentemente, perturbados en nuestra forma de vivir. El atraso, la destrucción y la incertidumbre nos alcanzarán, a menos que hagamos lo posible y lo imposible para que eso no suceda. Existen motivos de sobra para tirar la toalla, como lo que está ocurriendo con un canal que se llamaba Globovisión, convertido hoy, tristemente, en una especie de VTV Light.

En ningún momento pretendo criticar o atacar al personal técnico, periodístico, ni a los analistas y narradores que antes estaban y que aún continúan laborando en Globovisión. Mis respetos. Ellos están en su derecho de continuar realizando su trabajo hasta que sientan que ya no pueden, tal como les ha ocurrido a los que se han ido o a quienes los fueron.

Hay que estar claros que con estos bichos malos, de nada vale “portarse bien”, porque igual, en cualquier momento, nos van a joder. Quienes nos portamos mal, por lo menos no nos quedamos callados ante la injusticia y la estupidez ¿De qué vale que en el Titanic exista un cuarto bien bonito en donde los pasajeros creen estar protegidos?

Triste se ha convertido la hora de las 5 de la tarde cuando ya no está Aló Ciudadano. No es fácil… en su lugar, ahora encontramos cualquier mamarrachada como la de la semana pasada, cuando transmitieron un programa sobre ¡la realeza inglesa! Sí. Increíble, mostraron a la princesa desde el primer día que fue al ginecólogo, hasta que parió al principito.

Tristes son las noches sin escuchar: “Señoreees, buenas noches”. Añoramos el humor y la agudeza de Kico, Carla, Roland y Pedro.

Qué falta hace “Usted lo vio” (“la multiplicación de los penes”).

Los barrios, tristes, andan desamparados y a la deriva sin su Radar de los Barrios.

Desgraciadamente tengo que referirme al caso de mi amigo Vladimir Villegas. Que no quede duda de mi cariño y respeto hacia él, a pesar de que viaja en el cuarto bonito del Titanic, desde donde transmite su programa “neutral”: Vladimir a la 1. La tragedia de mi amigo es que no logra que lo quieran ni allá ni acá.

Esa es la cruz de quienes se hacen los locos. No se puede ser indiferente, mucho menos neutral, con un régimen como éste. Cala puede darse ese lujo, pero Vladimir a la 1, estaría bien en países como Francia, Brasil, Estados Unidos o Chile, donde los neutrales son respetados porque el gobierno también es neutral.

¿Es neutral VTV? No se puede ser neutral en la Alemania nazi, en el Chile de Pinochet, en la Rusia de Stalin, en la Argentina de Videla, en el Paraguay de Stroessner o en Corea del Norte. Nadie puede prestar su imagen para dar la sensación de que aquí existe una verdadera democracia. Uno no puede invitar a un programa “neutral”, a funcionarios de un gobierno que no permite en VTV programas como Leopoldo Castillo a la 1.

No pretendo juzgar porque no soy quién, ni siquiera dejar de querer a Vladimir, es más, creo que lo estoy salvando para cuando le llegue su turno.

Hay que ser contundente sin ser extremista, al momento de desenmascarar esta locura que ni es socialista, ni comunista ni nada, pero que sí tiene un nombre: destrucción.

Lo siento, amigo Vladimir, recuerda que el amor es ciego e incondicional. Leí tu más reciente artículo en esta misma página, lástima que lo hayas publicado en El Nacional, que es un periódico acosado y venezolano, si no, ese artículo “neutral”, habría sido del carajo.