• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Luis Ugalde

Fraternidad camino de paz

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si el gobierno y la oposición –si la población entera– hacen lo “normal” y previsible, está garantizado el fracaso en 2014. Necesitamos hacer realidad lo inverosímil: que la fraternidad nazca donde sistemáticamente se ha sembrado el odio, la división, el resentimiento social, el racismo y la exclusión; sembrados pensando que esas son las poderosas fuerzas que movilizan a la mayoría y anulan a los que se oponen. No es sensato cultivar a Caín y querer cosechar a Abel. No era lógico, ni probable que Mandela saliera de su larga y dura cárcel a perdonar y abrazar a sus carceleros. Pero el milagro ocurrió y llegado al poder no impuso el “apartheid” a la inversa para que los blancos pagaran sus agravios y atropellos acumulados; los lobos que se mataban entre sí (homo homini lupus) se volvieron hermanos con la guía espiritual del Hermano Mayor que con ejemplo, visión y coraje transformó la historia de un país cargado de razones para seguir odiándose.

El papa Francisco en su mensaje del 1º de enero para la Jornada Mundial de la Paz nos dice que sin fraternidad no es posible la paz y parte de un hecho innegable: “El corazón de todo hombre y de toda mujer alberga en su interior el deseo de una vida plena, de la que forma parte un anhelo indeleble de fraternidad, que nos invita a la comunión con los otros, en los que encontramos no enemigos o contrincantes, sino hermanos a los que acoger y querer”.

Aspiración tan cierta que la primera gran revolución moderna nació con el lema “Libertad, igualdad, fraternidad”. Y luego la bolchevique también prometió la fraternidad con la implementación del paraíso en la tierra, sin propiedad, ni necesidad de Estado ni religión, donde el hombre nuevo sin mal, comparte todo fraternalmente, sin mío ni tuyo. Con la revolución de la modernidad ilustrada se eliminaron barreras sociales, los derechos humanos tomaron cuerpo en leyes e instituciones y cultura, la ciencia y la tecnología abrieron la llave a un formidable desarrollo de la racionalidad instrumental con inmensas posibilidades de humanización. Pero también de mayores posibilidades de matar, dominar y deshumanizar.

Hemos aprendido a reclamar los derechos humanos igualitarios y las libertades para el individuo, pero poco ha avanzado el espíritu de fraternidad humana y sin ella la racionalidad instrumental se convierte en portento tecnológico monstruoso. La fraternidad no es parida por la racionalidad instrumental, ni por las leyes naturales, ni es algo que se exige, sino que es la donación de sí, que nace y se alimenta del misterio de un Dios-amor que se nos da y enciende el fuego de la gratuidad entre todos los humanos. La fraternidad es reconocimiento y afirmación del otro, es dar la vida por él, es la donación del encarcelado hacia el carcelero, rompiendo la cadena histórica del ojo por ojo…

La gratuidad hacia los hijos o entre los hermanos de sangre tiende a brotar con facilidad en el jardín doméstico de los afectos, pero no así hacia el enemigo que nos negó e hizo guerra. ¿Cómo transformar el enemigo en amigo? ¿Cómo tender puentes y sumar fuerzas para ganar ambos y no fracasar los dos? Es criminal burlarse del país que necesita esta fraternidad exigente y transformadora con triquiñuelas tácticas y vivezas de malandro para aparecer dialogantes mientras se está afianzando el “apartheid” político contra el otro o se desata una campaña de difamación para hacerlo merecedor de desprecio y de odio. Por ahora en el juego del poder venezolano no brilla ningún Mandela con la grandeza de espíritu de la fraternidad imprescindible para construir la Venezuela que necesitamos. Tampoco es frecuente ver la fraternidad actuando en la economía con decisión e inteligencia, superando la absolutización del interés propio que mutila la solidaridad sin la cual no es posible la paz duradera, ni elevar la productividad y bienestar compartido.

¿Qué razones tenemos para no ser corruptos y no apropiarnos desde el poder de miles de millones de dólares ajenos? ¿Por qué no matar si con ello elimino el único obstáculo entre mi deseo de zapatos de marca y el dueño que los lleva puestos? Con tan bajo índice de fraternidad es lógico que haya 25.000 asesinatos en el año, escasa productividad, pobreza estructural y corrupción desbocada. Simplemente no hay razones para que no sea así. La razón para superarlo es la fraternidad que afirma la vida digna de los otros en “nosotros”. Como dice el papa en su mencionado mensaje: “La fraternidad tiene necesidad de ser descubierta, amada, experimentada, anunciada y testimoniada. Pero sólo el amor dado por Dios nos permite acoger y vivir plenamente la fraternidad”. Lo atestiguan creyentes y agnósticos que reciben la misteriosa llamada interior a ser don gratuito para los demás y descubren que dar la vida por el otro no es perderla sino ganarla.