• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Francisco Paz

“Como sea”

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Quienes ostentan el poder desde hace 17 años perdieron toda posibilidad de ocultar lo que se les viene encima. Ante esa impotencia, derivada de la sequía de credibilidad que padecen, han optado por confesar su tragedia. No tienen forma de ganar las elecciones. Decirle al menguado electorado que aún les acompaña que las elecciones hay que ganarlas “como sea”, encierra el detallito de que hay que ganarlas incluso sin votos.

Tienen la maquinaria, pero no tienen los votos. Una maquinaria oxidada, ineficiente y corroída por el más grosero clientelismo que haya sufrido este país, muy superior al de los tiempos de Guzmán Blanco. Tendrán que respetar el escenario de 1998, que ahora se les presenta como una pesadilla, porque nunca pensaron que llegaría el día en que dilapidarían el formidable capital político-económico con que contaron y se quedarían sin votos. Esa debe ser la razón por la que se empeñaron en un sistema electrónico de votación que ahora les parece una trampa, ante la tolerancia marginal de mecanismos de fraude que es posible con ese sistema y que es insuficiente para cubrir la brecha que será el despeñadero por el que caerán al vacío sus pretensiones de perpetuarse en el poder. Hoy tienen la maquinaria clientelar que no tenían en 1998, pero no tienen los votos.

El problema que se le plantea a quienes hemos optado por el restablecimiento de la vigencia de la Constitución es que a la camarilla que ostenta el poder se le va la vida si pierde el control de la Asamblea. En realidad, a ellos se les va la vida si se hace cumplir la Constitución y las leyes. Ese y no otro es el desafío que se presenta hoy. Hay que contar con que van a hacer lo inimaginable para impedir que la voluntad popular se manifieste limpia y claramente el 6 de diciembre.

Y el ganar las elecciones “como sea”, como ahora tienen por lema, no significa sino eso. Tienen que ganarlas como sea, porque sin el poder no son nada. No se trata de unos servidores públicos que tras una serie de aciertos y errores son alcanzados por el desgaste y, conscientes de ello, van a dejar el poder tranquilamente, con la frente en alto. Después de lo que con el poder le han hecho al país, están sumamente claros en que las cuentas que dejarán abiertas por la irresponsabilidad con la que han desgobernado tocarán a sus puertas.

La desesperación por firmar un acuerdo es la otra parte de la confesión. En mi opinión hay que confiar en las decisiones que la dirección política de la MUD ha tomado en esta materia, pero sugeriría no perder la oportunidad para colocarles en el borrador de un acuerdo para el respeto de los resultados, varias cláusulas con las peticiones que se han venido y deben seguir exigiendo. Observación electoral internacional, igualdad en los medios públicos para publicitar la campaña, que cese toda la corruptela ventajista que ya tienen en marcha desde hace meses y, por último, pero no menos importante, que las bandas armadas que aterrorizan a las zonas populares sean desactivadas. Todo ello so pena de considerar nulas las elecciones si alguna de las peticiones no se respeta.

El alarido de terror que es ese “como sea” que pretende amedrentar no es otra cosa que el silbido en la oscuridad del caminante asustado. Y la oscuridad para esta gente es la irreversibilidad de un resultado electoral que les anuncia que van a tener que responderle a un electorado que está hastiado de la ruina en que vivimos y de la sarta de mentiras y excusas baratas con la que tratan de tapar su responsabilidad y endosárselas a otros.

No hay duda hoy de que el pueblo va a ejecutar un desalojo histórico en la Asamblea Nacional, para abrirle paso a la Constitución. Queda generar la estrategia adecuada para enfrentar las malandrerías electorales que todos conocemos y que ante la debacle que se cierne sobre el régimen se van a agudizar. No queda otra que enfrentar el “como sea”. Mas no como sea, sino con todos los medios que están en la Constitución, porque no debemos olvidar jamás que los golpistas son ellos.

Va de suyo que hablo de aquí y ahora.

 

@Francisco_Paz_Y