• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Marianella Salazar

Flaquezas vs ventajismos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El chavismo, como está agotado, luce incapaz de responder a los graves problemas sociales y económicos heredados por su líder, por eso, los enterradores han decidido despolitizar lo que fueron los graves acontecimientos que han sacudido y traumatizado a la sociedad venezolana para recordar sólo lo superficial –como su repertorio musical y el jarabe de lengua salpicado de besos y electrodomésticos chinos que repartió como una deidad asombrosamente parecida al ekeko de Bolivia–, y así transmutar las políticas de Estado que han promovido la delincuencia y la violencia a través de los discursos de odio que agravaron la situación que todos sufrimos hoy.

A costa de hacer el ridículo universal, culpabilizan al imperio y a las series gringas de televisión de cuanta calamidad hay en el país: desde la profesión más antigua del mundo hasta la criminalidad y la violencia urbana. Han disparado un complejo ceremonial mediático, con guión cubano, para elevar a Hugo Chávez a los altares y seguir manipulando con los sucesos de abril de 2002, convertidos en efemérides patrias, para culminar con la “ascensión” al cielo del mártir inoculado de cáncer que programan para el 14 de abril.

 

Aprovechar la oportunidad

La pérdida del líder y del norte está conduciendo a la revolución hacia los brazos de un demagogo y fascista peor de lo ya visto. Urge salvar al país, que se pueda construir una nueva opción, capaz de refundar un proyecto alternativo al fracasado modelo cubano. La oportunidad la tenemos a la vuelta de la esquina. Es una tragedia tener que seguir durante seis años más con la interferencia de los dos dictadores cubanos sometiendo a Venezuela, por interpuesta persona, para continuar destruyendo a un país que sólo les importa para succionar sus recursos naturales, a costa de la miseria y la violencia de un pueblo engañado y adoctrinado en el castro-comunismo encarnado por Maduro.

La única opción de los demócratas es votar el 14 de abril y defender los votos con dirigentes opositores corajudos, que estén a la altura del compromiso, capaz de enfrentar la “tramparencia” del CNE y no entregarse resignados al ventajismo oficial, como sorpresivamente acaban de hacer, al abandonar el inicio de campaña del candidato Capriles en el estado Barinas y dejarse arrinconar, una vez más, por las bravuconadas e intimidaciones del oficialismo. Algunos tememos que esas flaquezas inaceptables, que han sido reiterativas entre representantes de la MUD, pueda repetirse el 14 de abril, si el CNE, que opera como una oficina que recibe órdenes de Miraflores, anuncia resultados desconociendo la voluntad popular.

La oposición la tiene más difícil que nunca. El candidato gubernamental dispone de los recursos de Pdvsa, la utilización descarada del aparato comunicacional del Estado, una justicia puesta a su servicio para perseguir a la disidencia, el apoyo de la milicia y un sector de la FANB que obedece órdenes como autómata, sin importar las violaciones de la Constitución Nacional. También hay retaliaciones y castigos a empresarios que brindan financiamiento y apoyo logístico a la campaña de Capriles Radonski.

Cualquier cosa, como la subasta de un lote de artistas del montón, seducido por el espejismo de contratos a corto y mediano plazo, además de próximos saltos de talanquera entre la mercancía política, servirán para impulsar la campaña de un candidato que luce como un minusválido, aferrado al espíritu de un difunto, al que no deja descansar en paz.

El conteo de los votos, una auditoría completa y la movilización en la calle es crucial para salvar al país de las garras del castro-comunismo.