• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Freddy Lepage

Felipe González, Maduro y Pinochet

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tan pronto el ex presidente español Felipe González denunció que en Venezuela “hay políticos presos por ser políticos, por ser representantes democráticos”, refiriéndose a la deriva cada vez más autoritaria del gobierno de Maduro, para de seguidas acusarlo directamente, sin tapujos ni vericuetos acomodaticios, de “violar las libertades democráticas” y, posteriormente, anunciar que se incorporará a la defensa de Leopoldo López y Antonio Ledezma, Maduro no escatimó esfuerzos para desacreditarlo, como suele hacer el régimen con todos los que no piensan como ellos. Lo primero fue acusarlo de “lobbista” y representante de empresas extranjeras, ¡ah!, pero no podían faltar el resto de las descalificaciones –pertenecientes al libreto tantas veces repetido– de ser parte de la conspiración internacional contra su gobierno del eje Madrid-Bogotá, que intenta acabar con la revolución bolivariana. Llegó hasta el extremo de señalarlo de ser financiado por oscuros intereses internacionales.

Pues bien, veamos a vuelo de pájaro quién es Felipe González, habida cuenta de que buena parte de la dirigencia chavista, estoy seguro, no conoce su trayectoria. Felipe González se incorporó desde muy temprana edad al socialismo como militante del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), fundado hacia finales del siglo XIX, por Pablo Iglesias (no confundir con Pablo Iglesias Turrión de Podemos), participando activamente en la lucha contra la dictadura de Francisco Franco, hecho que lo aventó al exilio. Fue secretario general de ese partido en la clandestinidad, bajo el nombre de guerra de Isidoro, secretaría general que ejerció hasta 1997. Fue presidente del gobierno español desde 1982 hasta 1996, y vicepresidente de la Internacional Socialista hasta 1999. También es doctor honoris causa por las universidades de Lovaina y Toulouse. En su juventud le tocó ejercer como abogado laboralista.

Por cierto que a decir de Juan Luis Cebrián (uno de los fundadores del prestigioso diario El País de España), los millones de votos que el PSOE sacó en esas elecciones democráticas de ese país, luego del franquismo, “respondían no tanto al programa de izquierda como al decidido propósito de la población de cerrar el paso a los militares en sus incursiones políticas y consolidar el todavía frágil proceso democrático”, luego de la intentona militar del 23 de febrero de 1981. El mismo Cebrián reconoce que los 14 años de Felipe González en el poder constituyeron una normalización en la que desapareció el problema militar...

Una vez que deja la presidencia, Felipe González se incorpora militantemente a la Internacional Socialista y preside la Fundación Progreso Global, que hizo importantes aportes en la lucha contra los grandes males que azotan a nuestras sociedades. Dos apuntes finales, la vinculación con Carlos Andrés Pérez obedece no solamente a razones de carácter ideológico, sino que fue este quien se lo llevó de “contrabando” al rey Juan Carlos en una visita protocolar a ese país. Esta vocación de defender presos políticos en Felipe González no es nueva, ya en 1977, durante la dictadura de Pinochet, fue a Chile a interceder por dos presos de la dictadura militar chilena. ¿Se atreverá Maduro a prohibir la entrada de Felipe González a Venezuela, cuando Pinochet sí la autorizó? Veremos...


@Freddy_Lepage