• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No se trata de levantar trabas frente a hechos que todavía no han sucedido.

Celebro la intención de la MUD en comenzar a generar una mayoría social y política de cara a los comicios legislativos de 2015. Eso es lo que han tenido que hacer desde hace algún tiempo y lo que realmente el país espera de ustedes: madurez política.

Pero no se olviden de las falsas expectativas que quieran generar. Y tengo que hablarles a ustedes, dirigentes de partidos y militantes, porque para eso son partidos políticos; porque su papel en la sociedad les lleva a asumir responsabilidades históricas, como las que hoy demanda Venezuela.

Ya la MUD no es la misma de 2009. Tiene en su haber victorias importantísimas, pero también derrotas muy dolorosas. Y justamente, las derrotas han sido dolorosas porque se ha querido asaltar el cielo y la caída ha sido estrepitosa. Han generado expectativas cuyos resultados no han sabido afrontar.

Tampoco la oposición y su núcleo de apoyos es la misma. Ya no es eufórica, fanática.

Por un lado, a la oposición se la ha sumado un grupo social al cual no hemos (ustedes, los dirigentes y militantes de partidos, y nosotros, la ciudadanía, igualmente corresponsables) incorporado con inclusión y con un discurso contentivo de una visión país: es el chavismo descontento; el que está convencido que Maduro no es una opción, pero ¿Qué le hemos ofrecido nosotros? Para bien o para mal, el chavismo defiende al socialismo del siglo XXI, y en cambio, ¿Qué defendemos nosotros?

Y por el otro lado, también tienen una oposición social más consciente. Ahora, los opositores (moderados o no) somos más críticos de ustedes, porque también queremos, entre otras demandas, una visión de país; porque quienes teníamos 10 años en 1998, hoy tenemos 25 años, y nuestro futuro vale mucho como para que se nos vaya por corresponsabilidad de una oposición que no entiende su circunstancia histórica con Venezuela. Ustedes viajaron con Recadi y supieron de los beneficios de Fundayacucho sin distinciones sociales ni políticas. La mayoría de los jóvenes venezolanos, por ejemplo, no. Peor aun, la mayoría de los jóvenes del país no tienen empleo ni condiciones materiales de desarrollo. Y es muy probable que así suceda con la oposición de a pie y los profesionales que tienen entre 30 y 45 años.

Esta oposición social se ha cansado de ser los tontos útiles que siempre  votamos en contra del gobierno, participamos en exit pools, somos miembros de mesas, panfleteamos, a los que nos reprimen y encarcelan,  pero que igual se nos dice con asombrosa desfachatez que somos una mayoría insuficiente. De manera que el apoyo de la oposición social ya no es un cheque en blanco que se conforma con un discurso motivador ni una marcha en la avenida Francisco de Miranda.

Se los digo y les reviro sin complejos: o asumen la responsabilidad histórica al cual están llamado  a asumir, o esta mayoría insuficiente los arropará. No crean que esta crisis social que atraviesa Venezuela afecta al gobierno únicamente.

Espero que se nos diga próximamente cómo presionaremos al gobierno por un CNE imparcial, o cómo asumiremos un CNE arbitrario, por ejemplo. Y así, otros tantos temas que deben resolver.

No se preocupen, Venezuela pone los votos y su indoblegable voluntad democrática. No lo duden. Al menos los jóvenes venezolanos nos volcaremos a las elecciones parlamentarias como el futuro hecho presente que encarnamos como sector social para este país. Pero ustedes hagan lo propio como dirigentes.

Cuidado con las falsas expectativas, porque ni ustedes, ni nosotros, ni Venezuela, somos los mismos.

Jaime.merrick@gmail.com

@jaimemerrick

Jaimemerrick.blogspot.com