• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Orlando Valdemar

Evaluación de la guerra de precios petroleros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante los últimos días del año 2015 la guerra de precios petroleros que inició el Reino de Arabia Saudita junto con Kuwait y los Emiratos Árabes en Noviembre del año 2014 para defender su producción y sus mercados continua sin variar el objetivo principal que es sacar del mercado a los petróleos caros provenientes del “fracking” y de las arenas productoras en aguas profundas. Las estimaciones que se planteaban a comienzos de año era que para finales del cuarto trimestre del 2015 el precio del crudo debería de estar alrededor de los 30 USD/bbl. El Presidente de Aramco, Jeque Alí Al Naimi, afirmó en Noviembre del año 2014 que los productores árabes del Golfo Pérsico estaban preparados para operar con precios tan bajos como 20 USD/bbl. También fue muy enfático aldecir que el precio lo dictaba el mercado y que ellos no estarían dispuestos a cortar producción para manipular el precio del crudo.

En el mes de Diciembre de 2015, el precio de los crudos marcadores WTI y Brent del Mar del Norte continuaron deslizándose hacia la baja y perforaron el piso de los 40 USD/bbl. La inestabilidad política en los países árabes cercanos al Golfo Pérsico incluyendo los ataques de los rebeldes shiitas de Yemen contra Arabia Saudita no han detenido el objetivo de eliminar los crudos caros del mercado. Los conflictos políticos-religiosos en el área solo han desacelerado la caída de los precios petroleros y han alargado en el tiempo lograr el objetivo de tener precios alrededor de los 30 USD/bbl. El mercado petrolero continua muy bien abastecido por parte de los países productores de crudo OPEP y NO OPEP. La caída en la demanda por parte de China y el exceso de producción por alrededor de los (*)1.5 MM de barriles diarios continúan empujando los precios hacia la baja.

Los efectos mas visibles de la guerra de precios lo podríamos resumir como sigue: a) disminución en las actividades exploratorias de crudos caros, b) disminución en el incremento de las reservas petroleras y/o caídas de las mismas, c) disminución en puestos de trabajo y plataformas de producción, d) incremento de la dependencia de crudos importadosen los países deficitarios de energía y con producción cara, e) temor a que la industria petrolera se quede sin nuevas inversiones y se haga obsoleta por no generar suficientes retornos de capital para cubrir los costos de los nuevos activos,  nuevas tecnologías y nuevos desarrollos de campos, f) disminución de las ganancias, g) debilidad del cartel OPEP (muy evidente). Los precios bajos de crudo solo están generando capital para operaciones de mantenimiento y sostener un escenario de ganancias reducidas.

El punto e del anterior párrafo ha estado motorizando reuniones entre  productores de crudo OPEP y NO OPEP para discutir un nuevo escenario de precios petroleros donde el precio de comercialización se mueva en una franja de 70 a 80 USD/bbl. Los halcones de la OPEP junto con Rusia, México y Brasil desean un precio mínimo de 70 USD/bbl para mejorar sus debilitadas economías. Arabia Saudita y sus aliados del golfo mantienen la tesis de que el precio del crudo lo dicta el mercado y  ellos no van a manipular la producción para subir los precios. Arabia Saudita y sus aliados mantienen una posición muy firme de no reducir producción, no ceder mercados y no manipular el mercado para subir los precios. En la pasada reunión de la OPEP  efectuada en Viena el 04 de Diciembre de 2015, Arabia Saudita manifestó que se opondrá a una disminución en el bombeo de crudo si Rusia, México y Brasil no reducen su producción. El 28 de Diciembre de 2015, Al Naimi, Presidente de Aramco sentenció que A. Saudita esta lista para bombear mas petróleo al mercado si aumentaba la demanda. Ningún país dentro del mercado petrolero mundial esta dispuesto a reducir producción porque eso significaría perder mercados que otros productores van a suplir. La guerra de mercados es una realidad muy fuerte para ignorarla. La política de Arabia Saudita y sus aliados les garantiza tener una industria petrolera sana, fuerte y estable por lo menos 50 años más. Los halcones de la OPEP junto con Rusia, México y Brasil están obligados a aprender a vivir dentro de un escenario con precios deprimidos de crudo y ser más eficientes para no salir del mercado sin importar cuantas reservas de petróleo tengan en sus yacimientos. El petróleo barato regresó para quedarse. Se vislumbra que el 2016 también será un año de precios bajos.

Los grandes ganadores de este conflicto son las economías de los países industrializados y emergentes (ej. India) porque su parque industrial se está alimentando con  Estados Unidos donde el dólar se fortalece en la misma medida que el precio del crudo se debilita.

Un efecto muy negativo de un mercado petrolero con precios bajos es que la demanda de energía fósil aumenta con el inconveniente resultado perjudicial que es el incremento  de las emisiones toxicas y el aumento del efecto invernadero que esta cambiando el balance climático global. La humanidad esta viviendo las consecuencias desastrosas del efecto invernadero. Esta por verse si Arabia Saudita cede en sus objetivos de lograr precios petroleros menores a la franja 25-35 USD/bbl para ayudar a controlar el aumento de la demanda de crudo y así disminuir la contaminación. Los halcones de la OPEP trataran de responsabilizar a Arabia Saudita por el incremento del efecto invernadero. Pero se puede dar por descartado que Arabia Saudita apoye políticas donde los precios puedan regresar a la banda de 70-80 USD/bbl. Los países industrializados tienen otros mecanismos para combatir la contaminación sin tocar el precio del crudo.

Este escenario puede variar, si solo si, un estado de calamidad (léase terrorismo) desestabilice al Reino de Arabia Saudita y sus aliados y/o Rusia, México y Brasil acepten a disminuir su producción, opción muy difícil de lograr en el actual mercado.