• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Oscar Hernández Bernalette

Ética revolucionaria

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Siempre recuerdo a Eloy Le Grand, un sacerdote obrero que fue mi compañero de estudios y que, a pesar de haber tenido jerarquía en la Iglesia francesa, dedicó sus últimos años de vida al trabajo social en los barrios de Caracas. Eloy no solo fue un excelente alumno del cual aprendíamos todos los días, sino que su ejemplo, modestia y humildad en la vida nos demostraban su verdadera vocación socialista. Su praxis se parecía a lo que pregonaba.

Precisamente la falta de coherencia entre la teoría y la práctica que se percibe de la mayoría de los personeros del gobierno en Venezuela es lo que, en definitiva, rechaza gran parte de los ciudadanos, pues revelan una actuación y un apego a las mieles del poder que hacen comprender que el estar en el gobierno es su obsesión por el bienestar que les produce y no por servir de verdad a los más necesitados.

El reciente caso de Elías Jaua y la niñera es un ejemplo de las contradicciones entre la prédica y la actuación. De acuerdo con el léxico oficial, una persona que utilice un avión Falcón para su entourage, utiliza los servicios de un hospital privado fuera de su país, sería un burgués, capitalista, etc.

Me pregunto cómo se llama en el caso de un ministro venezolano que envía a su suegra y niñera en un avión de una empresa del Estado, que no usa los servicios de salud del país, los cuales debería reconocer como un logro del gobierno del que ha sido funcionario por quince años. Además, un excanciller debe entender preceptos elementales de la cortesía internacional, como es la prohibición de introducir armas sin la respectiva autorización. En Venezuela un incidente similar con una llamada seguramente se resuelve. En Brasil el asunto no parece tan fácil.

Cómo quedan las formas, las denuncias sobre las colas de Pdvsa de la cuarta república y las recientemente denunciadas por el propio José Vicente Rangel. Lamentablemente, todo se resume en lo de siempre, abuso de poder.