• Caracas (Venezuela)

EDITORIAL

Al instante

Escasez y educación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Venezuela faltan muchas cosas y de eso puede dar fe cualquier ama de casa. Algunos podrían decir que abundan otras, como el hampa, la inseguridad, la violencia. Pero pocos se dan cuenta de que esa ecuación se resuelve con algo fundamental: educación, pero de la buena. Ese es un bien que no debe faltar, porque cuando no está presente, proliferan los vicios en la sociedad, y es eso precisamente lo que estamos padeciendo.

Por eso, cuando la rectora de la Universidad Central de Venezuela, Cecilia García Arocha, afirma que están dispuestos a conversar con la nueva Asamblea Nacional para sensibilizarlos sobre el tema del presupuesto de las casas de estudio, hay que apoyarla, porque la educación superior es una herramienta primordial para salir del atolladero en que nos han metido en el transcurso de 17 años de régimen chavista.

Durante mucho tiempo las universidades han tratado de desarrollar sus funciones de formación e investigación con recursos muy limitados.

Demasiados han sido los recortes que han tenido que hacer los rectores de las casas de estudio autónomas, en detrimento del país, porque lo que deja de hacer la universidad tiene repercusiones negativas casi inmediatas en la sociedad.

Servicios cerrados han dado paso a escuelas completas que no han podido comenzar clases desde octubre. Los estudiantes que con tanto esfuerzo y empeño trabajan por obtener un título que los acredite como profesionales, para poner sus conocimientos al servicio de los demás conciudadanos, se han visto frustrados no solamente porque no tienen comedor, o porque la biblioteca lleva años desactualizada, sino porque no pueden graduarse. Los profesores que les han entregado su vida a las casas de estudio no ocultan su tristeza en los pocos salones de clases abiertos; cuando se enfrentan con sus pupilos no hacen más que reconocer que en muchos casos están impedidos de enseñarles con las mejores herramientas porque no hay con qué pagarlas o cómo mantenerlas.

Los rectores tienen planes de reunirse con las autoridades del nuevo Poder Legislativo que asume el 5 de enero. Pero es la propia rectora García Arocha la que hace la aclaratoria: lo que pasa en las universidades no es responsabilidad de la Asamblea Nacional, sino del Poder Ejecutivo, es decir, del gobierno de Nicolás Maduro y más directamente del despacho de Educación Superior.

Escasean médicos, profesores, economistas, ingenieros, nutricionistas.

Muchos se han ido apenas al graduarse porque ser profesional en este país es muy difícil. Pero hay miles que están dispuestos a darlo todo por Venezuela
si tan solo los dejaran recibir su título. Lo único que haría falta es un presupuesto acorde con los nuevos tiempos, que tome en cuenta que las universidades venezolanas han sido siempre sinónimo de excelencia en muchas partes del mundo. Y prueba de ello es precisamente la cantidad de jóvenes que salen y son contratados casi de inmediato por grandes en empresas de Estados Unidos y de la Unión Europea, o de China o Japón.