• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alexis Correia

Escarbando en otro país (I)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hubo un país en el que compré dólares en el Italcambio del Centro Sambil. Hubo un país en el que no tenía que planificar la semana para tratar de cazar harina PAN o lavaplatos Axión.  Me obsesiona la preservación de esas memorias. La televisión venezolana, que produce poco en 2014, deja espacios para asomarse a esa Venezuela que existió y en la que, al parecer, algunos clase media éramos más felices. Por ejemplo, Noche de perros, un show machista de medianoche que transmitió Televen en el siglo temprano y que ahora veo de nuevo a la 1:00 de la madrugada cuando no puedo dormir, entre otras razones, por angustia.

Noche de perros era un programa sin pretensiones (uno de los mejores tipos de programa) que inicialmente tenía como conductor al actor Carlos Mata. Luego se quedaron con el coroto Jean Paul Leroux, Canache, Henrique Lazo (con todos sus chistes malos que jamás me han hecho reír) como el adivinador Ragú y la voz del perro Sócrates, el experto en automovilismo César Becerra y el showman Stayfree, del que se puede escuchar claramente, aunque le pongan un pitico, cuando sus compañeros le aplicaban un chalequeo homófobo hoy políticamente inaceptable. En una de las emisiones, por ejemplo, Stayfree manifestaba su deseo de ser la protagonista de la telenovela Cristal. “¡Será más bien vidrio partido, maricón!”, le contestaba alguien. Y así.

Guillermo Canache se las arreglaba para meterse dentro de una franela pegadita de la Vinotinto marca Atlética, a mi juicio la más bonita que ha tenido la selección nacional. “Gata salvaje” era la principal referencia de lo que se popularizaba como reguetón. Leonardo Padrón escribía telenovelas sin autocensurarse para Venevisión. El ahora alcalde Ramón Muchacho, con más cara de muchacho todavía, era un personaje de farándula. Los invitados hablaban sobre la aprobación de una “Ley Mordaza” como amenaza inminente (si hubieran sabido de las captahuellas). Se colocaban imágenes de luchadoras criollas en hilo dental que sometían y revolcaban a hombres en interiores en piscinas de lodo. Una computadora de color blanco formaba parte del mobiliario que simulaba un apartaco tipo estudio de solteros “quesudos”. Las invitadas tenían que montarse en una mesita, dar una vueltica (incluso una vuelta canela) y exponerse a una cámara de TV que se les metía dentro del escote o debajo de la falda (“vamos a hacerte el Papanicolau”,  advertía Leroux), lo que dejaba como una pendejada lo de Sofía Vergara en los premios Emmy.

Uno de los programas que presencié tenía como tema “el momento de darla”, tal cual. “¿Cuál es la media aritmética que tardan las amigas tuyas para darla? ¿Cuál es el momento oportuno para darla, la primera salida o la decimoctava?”, acosaba Leroux a María Gabriela Páez, que ahora anda por Globovisión. En esa misma emisión escuché un diálogo insólito entre Jean Paul y la locutora y experta onírica Mayra de Líbero, que aseguró tener experiencia en 445 saltos de paracaídas: “¿Te gusta saltar? Es para decirte que me saltes aquí. ¿Qué sientes al lanzarte?”. “Excitación”, respondía ella. “¿Has pensado en darla en el aire?”. Mayra: “Se puede hacer salto entre dos y entre tres”. “¡Chica, pero tú eres glotona! A Stayfree le gusta volar en equipos mixtos. ¿Cómo serías tú volando y dándola?”. Mayra: “Hay saltos que duran 1 minuto y 10 segundos, 1 minuto y 15 segundos, por lo tanto, empiezas en el avión”. “¡Chica, pero eso es una eyaculación precoz!”.

Por supuesto,  Noche de perros tenía programas de programas, algunos con invitados que ya nadie recuerda. Unos cuantos pasarán a la historia, por ejemplo, la vez que estaban dos personas que ya no salen en televisión: él porque está censurado, Kico Bautista, y ella porque murió prematuramente, la adorable actriz Lourdes “Lulú” Valera. El tema era los hombres que fingían orgasmos. Para la contención, Kico recomendaba a los engañadores cerrar los ojos y pensar: “Martha Colomina, Martha Colomina, Martha Colomina”. Esta serie continuará.

En Twitter: @alexiscorreia