• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Marianella Salazar

Encerrona con la DEA

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es difícil entender lo que pasó, al margen de que haya sido una decisión política en la que el narcogobierno amenazara a Holanda con aplicarle el alicate a los negocios petroleros y le mostró las garras al suspender los vuelos a las Antillas Neerlandesas; indudablemente, hubo gato o “Pollo” encerrado. Los que conocen bien a Hugo Carvajal no dudan en asegurar que en la encerrona con la DEA, al aterrizar en la isla de Aruba, debió sacar unas cuantas cartas bajo la manga para llegar a algún acuerdo y no irse a Estados Unidos. “El Pollo” no iba a permitir que los estadounidenses se lo llevaran, afirman que tiene mucha experiencia en eso porque fue el hombre que manejó con el presidente Juan Manuel Santos la entrega a Venezuela del narcotraficante Walid Makled (distribuidor de la droga que producía la guerrilla de las FARC) e impidió que Colombia se lo entregara a Estados Unidos. Según nuestras fuentes militares, Santos, desde que era ministro de la Defensa del presidente Uribe, mantenía contacto con el presidente Chávez a través del director del DIM, Hugo Carvajal. Si el Pollo hablara, porque todo lo tiene documentado y grabado, sería capaz, incluso, de destruirle el proceso de paz a Santos y éste no pasaría a la historia ni como héroe ni calificaría para el premio Nobel de la Paz, como es su deseo.

“El Pollo” arrastra a demasiada gente, sabe de las andanzas y malos pasos de todo el mundo. Como nunca antes, un gobierno y una Fuerza Armada están tan comprometidos con el tráfico internacional de drogas (recuerden el caso de las 31 maletas con droga que viajó en septiembre del año pasado en Air France y entre los detenidos estuvo nada menos que el jefe de Seguridad del aeropuerto Simón Bolívar, teniente coronel Ernesto Mora Carvajal, sobrino del general Hugo Carvajal). Por eso, al conocerse su detención en Aruba, la reacción desaforada en el oficialismo no se hizo esperar y Nicolás Maduro, con cara de susto, fue el primero que se las jugó todas para que lo devolvieran. Así como Carvajal mantuvo en el poder a Hugo Chávez durante tanto tiempo, conjurando las conspiraciones en el seno de la Fuerza Armada, abortando golpes de Estado, si quiere, puede hacer lo mismo con Maduro. Las fuentes afirman que cuando Fidel Castro le pidió a Hugo Chávez que lo sacara de la Dirección de Inteligencia Militar, porque estaba negado a dar entrada a los cubanos en la DIM, éste le contestó que si sacaba al Pollo no duraba ni seis meses en el poder y Cuba iba a ser la primera perjudicada económicamente.

En una oportunidad, cuando Chávez separó a Carvajal del DIM, Fidel Castro pretendía que lo sacrificara, como hizo él con el general Arnaldo Ochoa en 1989, al que fusiló por actos graves de corrupción relacionados con el narcotráfico. Los Castro querían que se juzgara a Carvajal como una necesidad moral, para reivindicar los principios de la revolución bolivariana. Pero el Pollo era el verdadero hombre de confianza para el difunto caudillo, fue la cabeza que manejó todas las operaciones con la guerrilla y solo le rendía cuentas a Chávez. Con las pruebas y grabaciones que tiene en su poder y a buen resguardo, Venezuela podría ser declarada como país forajido. Los agentes de la DEA sabrán por qué es conveniente -por ahora- que el Pollo esté aquí en Venezuela y no en Estados Unidos.

Las acusaciones están sustentadas por un documento emitido en 2008 por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en el que mencionan a los generales venezolanos Hugo Carvajal, Henry Rangel Silva (gobernador de Trujillo) y al capitán Ramón Rodríguez Chacín (gobernador de Guárico), por su asistencia en las actividades de narcotráfico de las FARC. Así que en algún momento tendrán que rendir cuentas ante la justicia. La subsecretaria de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Roberta Jacobson, fue enfática al señalar que “Estados Unidos continuará intentando que Carvajal sea llevado a la justicia” y aseguró que “el gobierno de Venezuela usó toda su influencia para ayudar a un capo acusado de narcotráfico, que además, amenazo a ambos territorios para obtener su liberación… que fue un uso no debido de la inmunidad diplomática y una burla de ese importante principio”.

Cooking chicken

Es lógico que Carvajal no goce de muchas simpatías en el seno de la Fuerza Armada, era y es el hombre más temido, una citación a un oficial en la DIM no era ninguna conchita de ajo. Con todo, hay militares a quienes les dejó pasar algunas y le deben favores personales, pero la mayoría se contentó el jueves pasado cuando la noticia de su detención y posible extradición a Estados Unidos corrió como pólvora. Los cuarteles eran un hervidero e hicieron mofa del árbol caído. Los que hicieron chistes con el Cooking chicken tienen sobradas razones para estar muy preocupados.