• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Daniel Arcucci

Empieza fácil, pero es el Mundial más difícil

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La historia reciente del seleccionado argentino en los mundiales, de Italia 90 para acá, está marcada por favoritismos fundamentados a los que les sucedieron frustraciones explicadas. Nos convertimos en especialistas en explicar derrotas, tanto en los procesos más serios como en los procesos más caóticos.

Así pasaron el Estados Unidos 94 del libertinaje, el Francia 98 del rigor extremo, el Japón-Corea 2002 del exceso físico, el Alemania 2006 de la Cruz de Pekerman y el Suráfrica 2010 del vértigo maradoniano.
Así llegamos al Brasil 2014, un desafío más difícil que todos los anteriores, aún con el mejor del mundo del lado nuestro.

¿Por qué el más difícil? Porque es en Brasil, lo suficientemente cerca como para sentirse visitantes en la casa vecina y lo suficientemente grande (el vecino) para hacer del triunfo su causa nacional. Ya tuvo su Maracanazo uruguayo, mucho menos aceptaría un Maracanazo argentino. Para seguir con el revisionismo comparativo, el brasileño será para los argentinos un mundial más hostil que el italiano. Y ya lo dijo Pelé: “Ya vi llorar una vez a los brasileños; no quiero volver a hacerlo”.

No quiso tocar las bolas del sorteo para no darle mala suerte a su seleccionado, pero ni aún así pudo evitar que pasara lo que pasó. Que al scratch le tocara un grupo con rivales de respeto (más allá de su presente) y un recorrido algo agotador por su propio país (algo que ya se sabía). Que otros candidatos importantes se cruzaran en grupos para el infarto (Italia e Inglaterra con Uruguay; España y Holanda con Chile; Alemania con Portugal).

Y, sobre todo, no pudo evitar que a Argentina le tocara el grupo que le tocó: por los rivales y por las sedes, el mejor jamás soñado por Sabella, Messi y compañía.
¿Hace eso que este mundial resulte más fácil que los anteriores? No, salvo el saludable comienzo.

Al fin y al cabo, hace cuatro años, Grecia fue Bosnia, Corea del Sur fue Irán y Nigeria fue. Nigeria. En octavos vino México (¿Francia, Suiza, Ecuador?). Y en cuartos, Alemania, que podría aparecer de nuevo. Aquello fue en Suráfrica. Y esto es en Brasil. Donde sea y contra quien sea, siempre estará Argentina contra sí misma. Favorable y favorita, a revalidarlo en las canchas más difíciles.