• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

César Tinoco

Efectivo y reputación

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De acuerdo con Chomsky, un medio –como un diario– puede ser considerado como una especie de negocio de “venta de reputación”. Así, una noticia diseminada por un diario que goza de buena reputación, ciertamente que atraerá una audiencia más amplia. Tal mensaje será rebotado, es decir, reaparecerá en otros medios y lo más probable es que ésta nueva audiencia acepte la noticia y/o su interpretación sin mayores reservas. Aquí en éste punto se insertan los anunciantes con su publicidad (los anunciantes representan el mayor porcentaje de ingresos en casi todo medio). En consecuencia, la decisión individual de leer un artículo está altamente influenciada por la reputación del diario: en la cantidad y calidad de su audiencia reside la base de su éxito financiero (1).

Según el Comité Certificador de Medios de ANDA-FEVAP, 2013 fue otro año difícil para los anunciantes en Venezuela. Y es que al menos desde el año 2009, la inversión publicitaria en términos reales continuó disminuyendo.

En términos nominales la inversión publicitaria de 2013 comparada con la de 2012, creció tan solo 1,34% pues pasó de Bs 8.304 millones en 2012 a Bs 8.415 millones en 2013. Sin embargo y finalizado 2013, la inflación medida por el INPC se ubicó en 56,14%. Lo anterior quiere decir que en términos reales hubo contracción en la inversión en publicidad.

20% de esos 8.415 millones de bolívares se invirtió en prensa. Ahora bien y de acuerdo con el informe, el número de avisos exhibidos en prensa en 2013 fue 767.877, lo cual representó una disminución de 102.536 avisos (casi 12%) con relación los 870.413 de 2012. “Si hay algún medio que ha sufrido en el año 2013 por causa de la realidad del país, ese es la prensa”, señala  el Comité Certificador de Medios de ANDA-FEVAP. Lo anterior quiere decir que el año pasado solo se invirtieron Bs. 1.696 millones en anuncios en la prensa nacional, mientras que en 2012 fueron 1.940 millones de bolívares.

Asumamos pues, que los ingresos de un diario dependen de su reputación. Vista la situación declinante de la publicidad en Venezuela, en el marco de una economía estanflacionaria en donde los ingresos se reducen y los costos crecen continuamente, ¿es inteligente que un diario censure a sus columnistas y mantenga una posición ética tal que ni a las audiencias —ni a los anunciantes—  le sea revelada la identidad del nuevo dueño?

Con la censura, la opacidad y la falta de ética se mata la reputación —y los ingresos por publicidad. En consecuencia y a la luz de tales hechos, se dispone de evidencia suficiente para evaluar la “bondad” de la decisión de censura desde la sola perspectiva financiera. Ello incluso a pesar de que en la Asamblea Nacional se le piensa prestar asistencia financiera a  los medios pro gobierno: tal y como saben los lectores, la mayoría oficialista de la AN se aprobó 1.434 millones de bolívares (17% de toda la inversión publicitaria en 2013) y que para “contrarrestar la guerra psicológica” que enfrenta el gobierno (2).

El caso es que éstos medios necesitarán mucho más que 1.434 millones de bolívares para vendernos una realidad distinta a la que vemos con nuestros propios ojos todos los días: un país cayéndose a pedazos, en recesión, con inflación, escasez, suciedad, altísima tasa de homicidio intencional, pésimos servicios públicos, con dengue y malaria repuntando, con el ébola tocándonos la puerta y ahora con libreta de racionamiento electrónica.

En el interin y so pena de inviabilidad financiera, el director del diario logró convencer al nuevo dueño de moderar sus impulsos de censura. Sin embargo, aunque la moderación haya resultado notoria, el daño reputacional ya está consumado.

(1)  Chomsky, N., (2003) Necessary Illusions: Thought Control in Democratic Societies. Toronto: Anansi, p. 10.

(2) http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/actualidad/politica/aprueban-un-realero-para-combatir-guerra-psicologi.aspx

c.e.tinoco.g@gmail.com