• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Andrés Cañizález

Educación superior: mitos y tendencias

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Formé parte de la numerosa audiencia que congregó Moisés Naím en la Universidad Católica Andrés Bello la semana pasada, dando inicio a las celebraciones por los 60 años de nuestra casa de estudios. Se trató de una conferencia sobre los principales mitos y tendencias globales que envuelven a la educación superior. Nahum en este momento es el intelectual venezolano con mayor influencia internacional, y cómo bien lo expresó en su intervención, si bien ha estado vinculado a la investigación y gestión universitaria no es en sentido estricto un experto en la temática universitaria.

El título que reciben sus columnas en el diario El País de España, "el observador global", tienen pleno sentido para definirle, desde esa perspectiva de observador asumió sus palabras en la UCAB.

Lo que causó mayor impacto en el público fue la presentación de mitos que envuelven a la educación superior. Aunque pueden tener un eco particular en Venezuela, aclaró el conferencista que se trata de aspectos observados en muy diferentes países. Veamos brevemente estos mitos.

La educación es una prioridad. Es una frase devenida en cliché, porque en realidad si sólo nos guiamos por los presupuestos del gasto público de los Estados, salvo excepciones, la educación no es una prioridad en la asignación de recursos. Otro mito: con educación podemos resolver los principales problemas de la sociedad.

Se le pide demasiado cuando en verdad los problemas sociales requieren de respuestas complejas, en las cuales la educación es sólo una dimensión. Para Naím otros dos mitos están conectados: a) la educación superior es garantía de mejores ingresos; b) es el mecanismo más potente para la movilidad social. En los tiempos actuales los mejores ingresos no están necesariamente asociados a la mejor formación académica, mientras que para los más pobres otras vías de ascenso están en marcha y no pasan por el aula universitaria.

Otra idea extendida, sin que necesariamente sea cierta, es el estrecho vínculo entre universidades y empresa privada.

Esto sería porque los centros de educación superior son los formadores de personal calificado para el mundo empresarial. Salvo excepciones, según Naím, tal puente no existe de forma sistemática. En relación con el papel que tiene Internet hoy en la educación superior, el conferencista sostuvo que es un mito asegurar que Internet es el futuro de todas las universidades. No puede obviarse el papel que tiene la red en potenciar y extender el ámbito de acción de una casa de estudios, pero sostuvo que sería un error colocar todas las apuestas en Internet. Haciendo una mención y reconocimiento específico a los estudiantes de Venezuela, en el momento actual, Naím dijo que otro mito era considerar a los universitarios como poderosos agentes de cambio social.

Volvamos a las tendencias delineadas por Naím en el Aula Magna de la UCAB. Las universidades no tienen el monopolio de la educación superior, ya que ha ocurrido una diversificación. Se registra una paulatina y sostenida privatización de la educación superior, el Estado ya no tiene la batuta en la oferta educativa universitaria. Las universidades se están globalizando, lo cual no es una particularidad ya que en general las principales instituciones están apuntando en esa dirección. Ahora hay más competencia entre las universidades, ello está alimentado por la existencia de diversos rankings y modelos de medición de la actividad académica a nivel superior. Unido a ello se registra una tendencia de una mayor preocupación por la calidad.

Finalmente dos tendencias igualmente globales. Hay muchos diplomas, debido a la expansión de la oferta formativa, lo cual genera una devaluación de éstos. Internet está teniendo un impacto en la enseñanza universitaria, y en ese sentido Naím colocó como ejemplos los cursos que algunas universidades estadounidenses están ofreciendo para miles de estudiantes, que gracias a las nuevas tecnologías pueden seguir sus clases de forma simultánea. Se está generando, apuntamos nosotros, un aula de clases global.