• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Arminda García

Educación para la libertad

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Al analizar la palabra libertad cabe destacar que esta actúa como motor impulsador de los cambios y encuentra en la educación la clave para generar las transformaciones necesarias en la colectividad. La formación es el ingrediente para marcar la diferencia y hacer que la sociedad sea libre.

Es oportuno, hacer que la educación llegue a todos los sectores, pues facilita el conocimiento, la generación de una conciencia crítica, el análisis sobre las circunstancias presentes en el entorno y la iniciativa de participar a través de la integración.

Es importante resaltar que la educación no es un simple acopio de conocimientos por parte de los individuos, quienes necesitan contar con discernimiento para entender el papel activo que deben asumir como miembros de la sociedad. De esta manera, esta formación les brinda herramientas para analizar con un punto de vista crítico y no convertirse en simples receptores de contenidos memorizados, sino, además, aprendiendo a desarrollar juicios que les brinde libertad a través del entendimiento.

La formación propicia un estado continuo de transformación que permite generar madurez en las personas, de manera que estén preparadas para responder con libertad de criterio ante los distintos retos, estímulos y obstáculos presentes a través de las diferentes experiencias. Brinda una base para demostrar la actitud necesaria y herramientas para desarrollar la capacidad de decidir sus actos a voluntad propia.

A través de la educación se puede generar libertad en la sociedad, si se motiva el sentido crítico, a exponer razones, respetar la óptica de otros individuos, a no violentar o forzar a los demás, establecer diálogo, fundamentar con argumentos y asumir responsabilidades. Asimismo, es necesario considerar las consecuencias de las acciones libres y sopesar los argumentos de los demás.

Es así como la ciudadanía debe tomar conciencia para convertirse en un agente activo de los cambios que pueden hacer libre a la sociedad, que debe venir del análisis y de la reflexión, para así considerar lo que es mejor para sí misma y para que se involucre también en la solución de problemas colectivos.

Está claro que la gran labor de la educación es permitir la formación de individuos libres, que cuenten con capacidad para enfrentar retos, que entiendan el compromiso que deben asumir para desarrollarse con autonomía, capacidad de participación y así integrarse activamente a la sociedad.